Get Adobe Flash player

ULTIMAS NOTICIAS

fiscalia-anticorrupcion-investiga-uso-de-vehiculo-oficial-en-campana-proselitista-de-carlos-bopp(Ilo, 24 agosto 2017).- Tras una denuncia por el presunto delito de peculado de uso por parte del aspirante a...
essalud-recomienda-continuar-con-lactancia-materna-para-afrontar-mastitis(Moquegua, 23 agosto 2017).- Profesionales Médicos del Seguro Social de Salud (EsSalud), recomiendan a las Mamás, que para hacer frente...
trinquetes-politicos-del-miercoles-23-de-agosto-2017ALCALDES DE ZONA ANDINA AL "DESNUDO"........Los rostros de los humildes pobladores de la zona andina de Mariscal Nieto, expresaban ira,...
mas-de-100-empresas-compiten-en-concurso-nacional-del-pisco(Moquegua, 23 agosto 2017).- El ministro de la Producción, Pedro Olaechea, informó que más de 100 empresas compiten desde hoy...
leao-butron-es-convocado-de-emergencia(El Bocón/Lima, 23 agosto 2017).- Es el elegido. Finalmente, Leao Butrón fue convocado a la selección peruana. El comando técnico...
gobierno-regional-recupera-terreno-que-era-ocupado-ilegalmente(Moquegua, 23 agosto 2017).- El Gobierno Regional Moquegua a través de la Procuraduría Pública Regional, procedió con la recuperación de...
bloquean-cuentas-para-el-pago-de-remuneraciones-de-maestros-en-puno(Moquegua, 23 agosto 2017).- A pesar que se decía lo contrario, en Puno se bloqueó las cuentas perjudicando el pago...
presentaron-resultados-de-la-quinta-campana-del-monitoreo-ambiental-participativo(Moquegua, 23 agosto 2017).- El Comité de Monitoreo, Seguimiento y Verificación de los Acuerdos de la Mesa de Diálogo con...
alcalde-de-ilo-superviso-entrega-de-canastas-a-favor-de-pacientes-con-tbc(Ilo, 23 agosto 2017).- La Municipalidad Provincial de Ilo, a través  de la Sub Gerencia de Complementación Alimentaria, consciente del...
ministerio-publico-se-reune-con-agentes-de-seguridad-ciudadana(Ilo, 23 agosto 2017).- Una reunión de coordinación para el establecimiento de estrategias para mejorar las intervenciones por arresto ciudadano...

Ud. es el Visitante:

erupcion volcanica1(Moquegua, 01 abril 2014).- Además de los terremotos, los huracanes y los tsunamis, otra de las catástrofes naturales capaces de causar el mayor daño sobre la vida en la Tierra son los volcanes. En el transcurso de los años, la humanidad ha sido testigo de como las erupciones volcánicas provocan complicaciones que le paralizan la vida a millones de personas. Por estas razones es que tanto hemos hablado acerca de los volcanes. En esta ocasión te invito a conocer qué son las erupciones volcánicas en sí.

Los volcanes y sus erupciones
Básicamente sabemos que en una erupción lo que sucede es que la lava emerge del centro de la Tierra a través de un volcán. La explicación es más que válida, pero propongámonos pensar un poco más acerca de lo qué son las erupciones volcánicas desde un punto de vista geológico y técnico, lo cual aclarará bastante la cuestión.

Definamos primero qué es un volcán. Según la RAE, un volcán es:

“Abertura en la tierra, y más comúnmente en una montaña, por donde salen de tiempo en tiempo humo, llamas y materias encendidas o derretidas”.
Los volcanes conectan directamente la superficie terrestre (la corteza sólida de la Tierra) con sus niveles más profundos. Así, cuando se desarrollan determinados procesos naturales de nuestro planeta, ocurren las erupciones volcánicas. Las mismas consisten en la expulsión por el cráter volcánico de magma (roca fundida) en forma de lava y gases que emergen desde el interior de la Tierra.

La erupción de un volcán
En cuanto a las erupciones volcánicas, para que ocurran es necesario que exista presión del magma subterráneo en una cámara de magma conectada con el cráter volcánico y ubicada en la Litósfera, donde el mismo se acumula. Esta presión debe ser suficiente como para que el magma se dispare hacia el cráter volcánico.

Cuando esta cámara se llena por completo, la intensidad y el tiempo de erupción depende del agua, los gases y del óxido de silicio presentes en la cámara. Por ejemplo, una cámara con poca agua y mucho óxido de silicio produce una lava viscosa y pastosa; mucha agua y poco sílice produce lava líquida que emerge en forma de fuente; y mucha agua y mucho óxido de sílice produce una explosión.

La lava no es otra cosa que el magma, solo que cuando alcanza la superficie terrestre se lo llama lava. Tras millones de años, la lava se transforma en rocas y las rocas volcánicas como el sílice o la obsidiana se caracterizan por tener una fractura muy vitrosa, lo cual le permitió al hombre prehistórico fabricar sus herramientas con ellas.

Recordemos que los volcanes se clasifican en:

Volcanes activos: Que entran en actividad eruptiva.
Volcanes durmientes o en letargo: Los que mantienen signos de actividad y que han erupcionado de forma esporádica.
Volcanes extintos. Los que estuvieron activos hace millones de años pero difícilmente se reactiven en el futuro.

flan kola(Moquegua, 22 marzo 2014).- En los años 70, la más rica bebida de Moquegua, especialmente la sabor fresa, fue la gaseosa Flan Kola que iba en el acompañamiento perfecto de los ricos sanguches de Toribio, allí a un costado del local de "ho mi radio" del finado Mauricio Revilla, en la 9na cuadra de calle Moquegua.

Hoy de Toribio y su sasón no queda nada, a pesar que los descendientes han tratado de seguir la tradición. En cuanto a Revilla y su local, el periodista, el empresario, el aprista, el maestro y hasta del moqueguano visionario queda su legado en el grifo MARESA, en la quebrada de Lechuzas.

Es una parte de los que en Moquegua se daban el gusto de saborear la rica Flan Kola, de Nolberto Villegas, súperviviente de la industria moqueguana del 1,900.

Por allí surgió la Bull de Tacna de los italianos Padori, pero no la igualaba a la Flan Kola moqueguana. La delicia de gaseosa habrá desaparecido en los hogares moqueguanos, pero entre quienes conocen de la historia de Moquegua, aún se siente el sabor de la más rica bebida gaseosa que se producía esta ciudad. Salud con Flan Kola!

Ojo, ésta es una parte de la rica historia de la industria moqueguana en los majores años del siglo XX.

 

ilo antiguoPor: Magister Víctor Casanova Vélez

(Moquegua, 14 marzo 2014).- Si queremos conocer cómo era Moquegua e Ilo en los años de la Guerra del Pacífico, las fuentes  peruanas para tener una visión de esos años, especialmente en 1880, son casi nulas. Sin embargo, en 2012, Regina Claro Tocornal, Catedrática del Instituto de Historia de la Pontificia Universidad Católica de Chile, publicó una obra que incluye varias cartas enviadas por Máximo Lira, secretario del Ministro chileno Sotomayor, presente en Moquegua en 1880, durante la campaña de Los Ángeles. De ellas, se han extraído sólo los párrafos que nos permiten apreciar el  aspecto de Ilo y Moquegua, su sociedad, los productos agrícolas, ayer y hoy de suma calidad, la sequía, la terciana de los valles, durante el verano, y el vandalismo Mapocho, debidamente justificado por el autor de las cartas.
En la primera Máximo Lira escribe:
“Pacocha (Ilo) a bordo del Abtao, 28 de febrero de 1880
Señorita Isabel Errázuriz
Viña del Mar.
………………………………….
“Pacocha _Ilo no existe_ es un pueblecito simpático de casitas nuevas y muy elegantes. Lo hemos encontrado completamente abandonado; sus pobladores no pasarían de 50. Aun así nuestros soldados principiaron a cometer fechorías saqueando y maltratando a los que hallaban en sus casas. Yo tuve que poner presos a trece soldados que sorprendí robando en varios puntos y hacerles aplicar cincuenta azotes a cada uno. Si nuestros rotos no fueran asesinos y ladrones no podrían ser conquistadores, y la conquista  es robo a mano armada.

Los alrededores del pueblo son muy lindos. Esta mañana hice con el ministro un paseo a caballo por la quebrada que sirve de lecho al río, que me dejó encantado...lo cierto que él me causó una impresión deliciosa. Nos internamos cerca de tres leguas por la quebrada que tiene como 400 metros de ancho, y a cada paso que daba descubría nuevas bellezas. Imagínese un río bastante caudaloso que corre por entre espesos olivares cubiertos de frutos, por higueras que dan higos riquísimos, por entre plátanos, chirimoyos, guayabos, palmas, dátiles y muchísimos otros árboles tropicales. Comí higos, duraznos, pacai, granadas, cuanta fruta madura hallé; cojí (SIC) chirimoyas, limones y plátanos verdes; corté grandes ramas de guayabo para traer a bordo; me convertí en chiquillo para gozar de todo aquello. Hasta me olvidé que estos sitios son malsanos y que con ellos se adquiere con suma facilidad la terciana, enfermedad que aqueja a casi todos los habitantes de estos valles y de la cual vi muchas y dolorosas muertes. A los soldados, sin embargo, se les prohibe bajar a esta quebrada que en épocas de avenida e inundaciones son doblemente malsanas porque las emanaciones del suelo producen fiebres palúdicas de la terciana, y el peligro de que se desarrolle una epidemia es ahora mucho mayor porque hacía tres años que el río no traía agua.”
          MAXIMO LIRA
 En la segunda M. Lira escribió
“Ilo, a bordo del Abtao, 21 de marzo de 1880.
Señorita Isabel Errázuriz
Viña del Mar.
…………………….
El valle de Moquegua es hermosísimo y en él abundan frutas de todas clases. La ciudad me pareció un espectro de otra época; algo de mui semejante a una momia. Me figuraba, al recorrer sus calles estrechísimas y sucias, con edificios vetustos que huelen a siglo XVII, con sus magníficos templos de piedra en ruinas -los derribó el terremoto del 68- que viajaba por uno de los rincones de España. A cada paso creía encontrarme con embozados que se tiraban de cuchilladas, o con alguna Leonor en el balcón para escuchar la serenata de un trovador.

La sociedad moqueguana es bastante culta y hai familias mui distinguidas por su trato. En algunas partes nos recibieron mal. Hubo niñas que nos dijeron en nuestra propia cara que lo que sentían era que no nos hubiera dado a todos la terciana. Otras, las más bonitas me hicieron prometerles que intercedería con el ministro para no ordenar la destrucción de su pueblo.

¡Pobre Moquegua! Hacía tres años que sus cosechas eran malas y, para colmo de desgracia, la cuarta, que parecía ser magnífica, vinieron a hacerla los chilenos. El general Baquedano hizo vaciar el vino de las bodegas, y las aguas del río llegaron al mar -a 22 leguas- intensamente tintas. Las mulas que allí bebieron se emborracharon y salieron, con cargas y todo, bailando una tarantela. Los soldados se desesperaban porque no se les permitía hacer tacos en aquellas acequias. Faltaron solamente los arroyos de leche para estar en plena época mitológica.

Mucho me acordé de ustedes al tomar las magníficas paltas de Samegua. No concibo nada más delicioso; pero como ya están concluyendo, apenas se encuentran de a dos o de a cuatro. Y esas pocas eran mui maduras, de suerte que enviarlas equivalía a perderlas”.
                                                                        MÁXIMO R. LIRA

Ahora podemos saber que Moquegua e Ilo aún no se habían recuperado del desastre provocado por el sismo y tsunami de 1868. El fantasma de la sequía azotó nuestro valle desde 1876; 1880 fue un año de lluvias y esperanzas, pero, llevó el chileno. Los valles de Ilo y Moquegua eran paraísos por la abundancia de fruta variada, sabrosa y aromática para deleite del propio y el extraño. Así éramos en 1880.

riñon(Moquegua, 14 marzo 2014).- Acabamos de conmemorar el Día Mundial del Riñón, con ese motivo les enviamos un mensaje que todos quienes cuidamos por nuestra salud debemos saber.

¿Cuándo se celebra?

El Día Internacional del Riñón se celebra todos los años el segundo jueves del mes de marzo, siendo el día 13 de marzo del año 2014. Se trata de un día en el que se ensalza la importancia del riñón dentro del organismo humano, así como los posibles problemas o enfermedades derivadas de su mal funcionamiento.

Origen

El Día Internacional del Riñón surge en el año 2006 como iniciativa conjunta de la Sociedad Internacional de Nefrología (ISN) y de la Federación Internacional de Fundaciones del Riñón (IFKF) para promover la salud renal a partir de la prevención partiendo de la premisa de que la Enfermedad Renal Crónica es nociva y tratable.

Objetivos

Los principales objetivos en el Día Nacional del Riñón son:

Impulsar un estilo de vida sana y saludable.
Impulsar la donación para el trasplante renal.
Prevención de enfermedades renales crónicas.
Implementar la detección temprana de la enfermedad.
Incrementar el conocimiento sobre las enfermedades renales.
Concienciar a la población sobre la prevención de la enfermedad.
Informar sobre los factores de riesgo frente a una enfermedad renal.
Tema

Cada año es elegido un tema del Día Internacional del Riñón sobre el que versarán todas las iniciativas y actividades realizadas en ese año:

2006: "¿Tus riñones están bien?.
2007: "Enfermedad Renal Crónica: Común, Dañina y Tratable.
2008: "Riñones asombrosos.
2009: "Protege tus Riñones: Mantén Baja tu Presión Arterial".
2010: "Protege tus Riñones: Controla la Diabetes".
2011: "Protege tus Riñones: Salva tu Corazón".
2012: "Dona. Riñones para la Vida. Recibe".
2013: "Riñones para la vida: paremos la enfermedad renal aguda".
2014: "Protege tu riñón cuidando tu corazón".
En todo el mundo es necesaria la realización de numerosos trasplantes de órganos y uno de los más necesarios en el de riñón. Por ello en este día se intenta concienciar a la población de la importancia que tiene donar órganos y sobre todo el riñón, ya que gracias a él se puede devolver la vida a una persona que padece una enfermedad renal.

¿Qué se hace?

En el Día Internacional del Riñón se realizan diversas actividades para concienciar a la población mundial de la importancia que tienen los riñones en nuestro cuerpo y cómo prevenir o mejorar la vida de las personas que sufren una enfermedad renal. Entre las actividades que se realizan se encuentran:

Información sobre la detección temprana.
Folletos informativos sobre la enfermedad renal.
Atención sanitaria gratuita en muchos centros de salud.
Charlas en las universidades sobre la epidemia de la enfermedad renal.
Realización de diversas conferencias relacionadas con las enfermedades renales así como de su trascendencia.

moquegua antiguaPor: Magister Víctor Casanova Vélez, Director de Archivo Regional Moquegua

(Moquegua, 08 marzo 2014).- El 8 de  marzo es el “Día Internacional de la Mujer”. Hoy día, las autoridades se pelean por destacar en sus homenajes protocolares a la mujer de Moquegua; todos quieren hacerse notar, reconociendo a las mujeres sus derechos en igualdad con el varón; y nadie se escandaliza por ello. Hoy, todos reconocemos que la mujer debe educarse y puede decidir sobre su persona y su futuro. Pero, este artículo no se refiere a estos años, sino a aquéllos cuando era una herejía, legal y religiosamente castigada, que una mujer aspire a tener educación, a dar su opinión y quiera romper su dependencia del padre y luego del esposo.

Estamos en esa oscura época cuando la mujer era un ser secundario en la sociedad humana. En ese mundo machista, Moquegua tuvo dos damas precursoras del movimiento por los derechos de la mujer. Ellas hablaron alto, fuerte y claro sobre su inconformidad con el rol de la mujer en su tiempo: Una analfabeta ama de casa. Por el contrario, afirmaban que la mujer razona, opina, y demuestra que puede lograr un elevado nivel de conocimientos.

MERCEDES CABELLO LLOSA DE CARBONERA se adelantó a su época y rechazó el estereotipo tradicional que encerraba a la mujer en el hogar, donde la educaban para que brille en los salones como un objeto valioso de decoración, “…reduciéndola a una esclavitud humillante y privándola de conocimientos útiles…”. Ella escribió en 1874: “La familia donde la mujer estaba sumida en la tiranía y la esclavitud más espantosa. El padre, dictador y emperador conservaba hasta el último derecho a la vida o muerte sobre sus hijos y su mujer. Ella no tenía derecho de quejarse. La mujer no era compañera del hombre sino la escava envilecida y reprimida hasta en sus más nobles y generosos sentimientos. El hombre para unirse a ella la compraba como una vil mercancía” (la dote que entregaba el padre). Entonces, le preguntó a la sociedad de su tiempo “¿porqué se le niega a la mujer la capacidad para los estudios aún los más serios y profundos…los que juzgan a la mujer de carácter pueril y ligero falta de gusto para los estudios serios y que sólo se le debe dar una instrucción muy superficial, juzgan a la mujer muy ligeramente?”.

Defendió la educación femenina argumentando, en 1874:” Despertad en la mujer el gusto por el estudio, mostrándole esos tesoros de luz que guardan las ciencias y tened la convicción que de esa fecha ha de datar la regeneración moral de los pueblos y el nacimiento intelectual de la mujer”. Con sus ensayos “Estudio comparativo de la belleza e inteligencia de la mujer” y “Perfeccionamiento de la educación y de la condición social de la mujer” (1876), se convirtió en precursora del feminismo defensor de la igualdad de derechos de la mujer y el hombre.

Por atreverse a enfrentar las costumbres y valores de la sociedad donde vivía, Mercedes Cabello fue motivo de escándalo social para la Lima del siglo XIX. El clero oscurantista, los sectores conservadores y los aristocráticos escritores limeños no le perdonaron su atrevimiento, sobre todo por ser mujer. Estos politicastros infames la demolieron: La criticaron sistemática y cruelmente, ridiculizándola sin piedad, en la prensa capitalina y lograron que la sociedad de Lima la condene al ostracismo social y al  manicomio.

Cercana a las ideas de Mercedes Cabello de Carbonera está su prima ROSALÍA ZAPATA DE CASTRO. A fines del siglo XIX, en su  poema “Genio”, defiende el derecho de la mujer a desempeñar nuevos roles sociales, más allá del ámbito doméstico; rompe  el estereotipo colonial- burgués machista. Ismael Pinto la considera: “…una adelantada a su época; una precursora del….feminismo…” Rosario Olivas dice: “…es la primera poetisa de Moquegua, una mujer sin dudas fuera de serie para su época, adelantada al tiempo en cuanto a sus conceptos sobre el rol de la mujer y sus derechos dentro de la sociedad”. En su obra “A la mujer” exhortó: “Defiende tus derechos y albedrío / Y nadie, nadie tu sendero tuerza,/  Dale a tu corazón toda su fuerza / Y tus ideas libertad y brío””.

Los derechos femeninos se reconocen  en la sociedad del siglo XXI; los trogloditas afirman lo contrario. Por ello, aumenta  la importancia de nuestras Precursoras: Ellas lucharon solas contra el mundo, con muchos sinsabores.

El homenaje especial a las mujeres de nuestra sociedad actual por el importante rol que desempeñan en diferentes sectores de la actividad humana; a las mujeres de años pasados porque construyeron el sabor de Moquegua, que tanto nos enorgullece; y no olvidamos a las Moqueguanas que fueron las primeras en afirmarlo.
Andreina Rivera Dávila, moqueguana pide a la mujer moqueguana que exprese su “La Palabra”:
Que crezca de amor la palabra.  Que se arrodille tierna para cantar a las madres / y acunar a los niños.
Que asista a las alegrías y a las hambres asista / y deje una rama de olivo como presagio de mejores días (…)
Si no ha de ser cristal o llamarada viva / Que se sepulcren sus miedos / pero que no se construya para darse vencida.
  Que diga al PAN ¡PAN! y al vino ¡Vino! (…) / Aunque el fusil la ahogue en la garganta.
Que no duela como llaga por la insidia / que delire y su tránsito eternice /en lo noble lo perfecto y lo divino.
Que salga de todas las esferas con tono de esperanza positivo /como el sol, como el agua, como el viento,  libre,  multiplicado en fuerzas nuevas / para los hombres libres, que es decir,  para las mujeres plenamente libres. (…)”.

moquegua pintura3(Moquegua, 28 febrero 2014).- El historiador Víctor Casanova Vélez, nos deleita con los acontecimientos históricos que avivan nuestra identidad, por ejemplo los viejos carnavales a los largos del tiempo en una ciudad con casi 500 años de fundación española

EL CARNAVAL 1925- 1960.
El carnaval transformado gustó en Moquegua y se incorporó  a la memoria colectiva local hasta la década del sesenta cuando el Presidente Prado suprimió dos días festivos de carnaval; sólo dejó el domingo de carnaval.

ACTIVIDADES.
El carnaval del Oncenio de Leguía, heredado de los bisabuelos y jugado por nuestros padres, duraba tres días festivos. Quince días antes, los comercios de la Calle del Medio ofrecían polvos olorosos, serpentina, mixtura, máscaras y chisguetes de éter; mi padre y todos en Moquegua guardaban una fuerte provisión de estos “útiles de carnaval” para estos juegos que serían muy animados. Los más caros eran los chisguetes de éter “Amor de Pierrot”, símbolos de status alto.
 
La semana anterior al carnaval se hacía pública la lista de señoritas candidatas al Reinado de Carnaval, título prestigiado y codiciado por las damitas de la mejor sociedad local. La elección se hacía al estilo 1925: Por elección popular a través de cédulas compradas en las farmacias locales: Cosío y la Francesa. Coronada la Reina en elegante ceremonia, primero en el Teatro Bolognesi y luego en el Cine Teatro Mariscal Nieto, se hacía la entrada de Ño Carnavalón, desde El Portillo hasta La Plaza de Armas donde su edecán anunciaba la regla principal de las fiestas: No había reglas. En Brasil es el Rey Momo.

Desde la mañana del domingo,  hasta el martes de carnaval, Moquegua tenía otra rutina. Las compras en La Recoba se hacían muy temprano para evitar el juego con agua, pero siempre había una pintada con colorete o rouge. En casa, el vecino sorprendía a la vecina con un baldazo con agua, o ella lo sorprendía a él. La mujer tenía licencia para ello. Con el sol veraniego, el juego con agua se generalizaba en todas las calles y barrios; nadie se salvaba de una mojada completa. El que salía a la calle se sabía a qué se exponía: Un baldazo de agua desde un balcón o un techo; o encontrase con un grupo de damas o de varones que lo dejaban “sopa” y pintado o pintada con un sinfín de sustancias que lo dejaban como un arco iris. La tarde nublada o lluviosa de febrero enfriaba el ímpetu guerrero y los empapados jugadores cambiaban de ropa, para  iniciar el reinado del juego con polvos olorosos, harina y mixtura. El entusiasmo  era general.

En la mañana dominguera se cruzaban los baldazos de agua; sin embargo, en la tarde se daba la tregua para el desfile de carros alegóricos, encabezados por la Reina. Se le llamaba “corso de flores y su batalla” por las bellas damitas de cada carro alegórico; ellas, durante todo el recorrido, lanzaban gran cantidad de mixtura y serpentinas al público; éste hacía lo mismo con ellas, a lo largo de toda la calle del Medio, la Plaza de Armas y Belén. Esto era la batalla donde nadie lanzaba un globo con agua contra los que desfilaban. Los balcones eran lugares preferidos para esta batalla. Otro personaje esperado era el Rey Feo. En los años cincuentas era irremplazable en este papel  Augusto Mazuelos Begazo; él, en los días ordinarios era un serio dependiente de la tienda de don Daniel Zeballos, esquina Tacna y Moquegua, pero en el carnaval se transformaba en el pícaro y jocoso rey feo, vestido con levita y sombrero de copa alta de color verde, que desfilaba en un carro descapotable del año veinte. Moquegua entera se reía a grandes carcajadas festejando sus ocurrencias. Era único.

En el Cine Mariscal Nieto, de ordinario, el intermedio  duraba tres minutos. En carnaval, éste duraba veinte minutos; se encendían las luces para jugar con los chisguetes “Amor de Pierrot”. Hombres y mujeres intercambiaban  chorros de frío éter perfumado,  lanzados al cuello, a los escotes femeninos, a las espaldas, o cerraban algún ojo. También se intercambiaban las serpentinas con mensajes amorosos. Las damas, nada tímidas jugaban hasta que empezaba la película.  

En los bailes se mantenía la distancia social: La sociedad aristocrática bailaba en el Club Moquegua; el baile de disfraces en honor a la Reina era allí.  El pueblo se divertía en la Sociedad de Artesanos donde los concurridos bailes de disfraces se sucedían hasta el martes de carnaval; marcaron época los grandes bailes en esta Sociedad  siendo presidente Don Gaspar Zapata Vélez, entre 1953 a 1957. La polka de Filomeno Ormeño se bailaba en ambos lugares, integrando a Moquegua:
“Todos a reír y a gozar /  todos a gozar del carnaval; mascarita, vamos a danzar / con ritmo triunfal.
Alegremos Lima virreinal,  / nuestras reinas se divertirán / y sus risas nos animaran  / en el carnaval.
Carnaval, carnaval!  /Es el grito general; / carnaval, carnaval!  /de alegría sin igual.

El carnaval se jugaba en el campo, en un ambiente amigable, lejos de la censura social y los prejuicios de la Ciudad. Cada familia extensa se reunía en la casa-hacienda, con sus amigos y vecinos. Durante tres días se jugaba en las acequias rebosantes de agua por ser época de avenidas y a falta de pinturas, la sandía o “sandilla”, se convertía en fruta “para carnavalear”. Las tardes eran para los amenos bailes en los frescos corredores de la casa donde el vals y la marinera iban parejos con  los polvos olorosos, serpentina y mixtura. La música de vitrolas RCA Victor o de  guitarristas divertía a los asistentes. Se recuerda a Guido Monteverde, eximio artista de la guitarra.

PLATOS TRADICIONALES
El plato moqueguano típico de carnaval era el caldo blanco llamado “puchero o sopa de peras”. Era un plato loco para una fiesta loca: Por los tres días festivos llevaba tres carnes (res, cordero y chancho), tres tubérculos (papas, yucas y racachas), tres agregados (garbanzo, chuño y mote pelado de maíz); finalmente, se agregaba peras frescas, maduras, al momento de servir el almuerzo. En las tardes, el plato rey era el asado de cordero. En la despedida se servía el “sopiado” de leche.

COSTUMBRES NO MOQUEGUANAS.
Las costumbres  de los carnavales en el Ande moqueguano eran muy diferentes a los festejos en la Ciudad, ya descritos. Por descender de las celebraciones ancestrales por las lluvias, el carnaval andino se caracteriza por sus danzas en pandilla.

La costumbre más extendida en el Perú es derribar un árbol ataviado de regalos; se llama "Yunza" en la sierra y  "Cortamonte" en la costa. El alferado corta un gran árbol y lo planta en el lugar de la fiesta. Alrededor de él, bailan los asistentes, girando al rimo de la música. A la vez que danzan,  cada bailarín o pareja golpea el árbol con un hacha tratando de cortarlo, turnándose para hacerlo. Finalmente cuando el árbol es derribado los niños y adultos se abalanzan sobre él para recoger los regalos. La pareja que da el corte que se derriba al árbol queda emparentada y a cargo de la organización de la fiesta del siguiente año. Esta costumbre de carnaval no se desarrolló en el valle de Moquegua; la principal causa era que los sauces del monte rivereño no se podían cortar para estas fiestas, por respeto a una tradición prehispana y porque las Leyes de Indias lo prohibían; esos árboles sólo se cortaban para defenderse de las avenidas del río. La costumbre, como “cortamonte”, nos llegó de la mano del Batallón de Ingeniería “La Breña”, traída desde Satipo. Fervientes devotos de ella, hoy, son los migrantes andinos que no comparten la costumbre local de respetar los árboles
Lo que no ha muerto es el juego con agua, brusco o no, por las mañanas, y el juego con harina por las noches. Ni en los años de  sequía la gente del campo o la ciudad se priva de esa traviesa tradición del carnaval.  Hoy, los globazos con agua a la salida de las academias, los baldazos con agua coloreada con añilinas, el petróleo, el betún y la pintura; en la noche la popular "matachola" es el terror de todas las chicas, ya que no sólo las deja llenas de talco o yeso, sino que también las deja con dolor de cabeza.  Se juega con barro “agualate”, pero en carnaval "todo se vale" y “un poco de agua no mata a nadie”
CARNAVAL EN LIMA, 1925                   CARNAVAL EN MOQUEGUA, 1925

Por: Magister Víctor Casanova Vélez

(Moquegua, 18 febrero 2014).- Don Augusto ¿Ordóñes?, distinguido caballero de la selecta sociedad moqueguana, era admirador del “carnaval transformado” establecido por el Presidente Leguía en la capital; y se le “metió entre ceja y ceja el que Moquegua transforme la antigua manera de jugar carnaval, con la modernísima”(El Farol). Esta Revista informó en febrero de 1925, Don Augusto se reunió  “con la Liga de las Naciones” (Cabezas de instituciones) para pedir  apoyo a la idea y su compromiso de participar en las actividades. Finalmente, se formó el Comité Pro Transformación del Carnaval. Éste se encargó de “…nosotros hacemos el programa, nosotros coronamos a la Reyna, nosotros iniciamos la tremenda batalla de las flores por último, nosotros jugamos el carnaval”, decía don Augusto al “Farol”. Hoy me hago la misma pregunta que hicieron en 1925: “¿Y la Municipalidad?”; la respuesta de Don Augusto dice todo: “Bah¡ caracho, que se contente con que ponga el V. B. i asunto concluido”. El alcalde Octavio Turcke no participó.
La transformación del carnaval moqueguano consistió en que por primera vez se  elegía a la Reyna de Carnestolendas, se realizaba “el corso de flores con su batalla” y bailes de disfraces, con la finalidad de que no se juegue con agua ni  con polvos. Este proyecto tenía su Plan “B”: ¿Y si las personas llamadas a prestar apoyo no ayudasen? ¿Fracasaría el carnaval?: “¡No¡ entonces jugaremos del otro (modo) con bastante agua, porque también tenemos material”; globos para llenar con agua, jeringas pintadas, hechas de hojalata, modelo de Lima, confeccionadas por Manuel Abastos, y baldes”(El Farol).
Los útiles para el nuevo carnaval eran chisguetes de éter perfumado, serpentinas, confeti y máscaras. En ese año, por ser la primera vez, el comercio local (Turcke & Podestá, Villegas y Badoino) no estaban preparados para estos juegos. El único comerciante que se preparó para esta nueva oportunidad fue el joyero Carlos Antonio Hurtado quien ofrecía “Los mejores artículos para carnaval, vende a precios reducidos”.
El primer acto fue la elección de la Reina del Carnaval entre señoritas de la mejor sociedad moqueguana. Los volantes con el nombre de las candidatas circularon profusamente y el entusiasmo por participar en la elección fue bastante grande en “todas las clases sociales”. Las cédulas se compraban en la “Farmacia El Pueblo” de Jesús H. Cosío, “Farmacia Italiana” de Miguel Sánchez Moreno y  “Farmacia Francesa” de Carlos Alberto Fernández Dávila. El sufragio fue público y se realizó en la Plaza Principal, durante los días 15 y 16 de Febrero, ante una Comisión formada por “respetables caballeros de la localidad: Manuel Barrios Fajardo, Salvador Diez Canseco, Eduardo de la Flor y Augusto Chocano”. El escrutinio tuvo lugar a las 6p.m. del lunes 16. Las señoritas que merecieron la simpatía del vecindario fueron: Graciela Ghersi, Olga Becerra, Lucila Fdez. Dávila, Rosa Vargas, Luzmila Laos, Amanda Vargas, María Rosa Jiménez, María Elvira Vélez, Zoila Maura, Ada Chipoco, Consuelo Torres, Blanca Gómez Morón, Marieta Becerra, Grimanesa Manrique, Alicia Malatesta, Virginia Fajardo, Carmen Torres, Elena Zapata Castro, Anita Pomareda, Matilde Gómez, Rebeca Vaccaro, Olga Matineau, Ernestina Cornejo, Amedea Malatesta, Blanca Vélez, Victoria Zapata, Carmen Briceño, Lilia Zapata, Aurea Fernández Dávila, Esther Cosío, Esther Maldonado, Elena Vélez Zapata, Rosa Manrique e Isabel Becerra de la Flor. Todas ellas pertenecían a las más refinadas familias de la aristocracia local. “El Farol”• informa: “…después de haberse sostenido por mui simpáticas i virtuosas señoritas de nuestra sociedad una reñida lucha para ocupar el Cetro de Carnestolendas…” fue elegida Isabel Becerra de la Flor con abrumadora mayoría de 1020 votos como S.M. Isabel I reina del carnaval de 1925. La segunda fue Rosa Manrique con 421 votos;”triunfó con amplitud los anhelos de quienes sugirieron y tomaron a cargo la transformación del Carnaval” (El Farol, Nº 4, 1925)
Fue la primera vez que se elegía una Reyna  en Moquegua. El reinado era por  “Carnaval”; por entonces no se estilaba hacerlo en el aniversario de la ciudad. Cuando se suprimen los tres días festivos del carnaval, recién tuvo importancia elegir a la Reina de la Ciudad en nuestro aniversario. Se inicia  una tradición entre la primera Reyna  Isabel Becerra de la Flor, 1925 hasta las dos últimas Reinas Moqueguanas: Srta.  Ana Gabriel Sologuren Torres, Srta. Gloria Mercado Rueda y Karoline García Dorado.
El  Sábado 21 fue “El día de coronación” de S.M. Isabel I en el Teatro Bolognesi. Don Augusto impresionó al teatro totalmente lleno de gente cuando dijo en verso: “Habiendo sido proclamada, nuestra soberana amada / como reina del carnaval, después de una votación colosal/ Al señor prefecto invito, para que siguiendo el rito / i a su gusto y manera, corone a Isabel primera.”. Él  lo justificó: “¡Què querís que haga, cuando hai que hacer una cosa fina, se hace”¡(sic). “El Farol”
A las 10.30 p.m. se hizo la entrada de “Ño Carnavalón” con desfile de comparsas. “Ño Carnavalón era un muchachote de paja bien grandazo. Lo montamos en un burro y luego con todos los soldaditos del Capitán de la Infantería i todos los palomillas del pueblo, metieron la gran bulla que duró hasta cerca de la una de la mañana, con cohetes, latas, aplausos y un montón de cosa”s. En tanto, en el Club Moquegua había baile; el ritmo de moda era el tango.

El domingo 22 fue el primer día de carnaval; era el “Día Alegórico”. En el Parque Bolognesi o “La Alameda” se presentaron cuatro  carros alegóricos; en realidad eran cuatro carretas muy bien adornadas, tiradas por dos toros, cada una. Los presentaron la Compañía del Teatro Bolognesi, la Colonia China y el Comité Organizador.  Este corso de las flores se inició a las 2.30 p.m. encabezado por dos chaplines en burro y dos a pie que generaban grandes risas con sus pantomimas; les seguían “comparsas de soldaditos disfrazados con sus musiquitas y mucha gente”;luego los carros alegóricos. Recorrieron el jirón principal hasta la Plazuela de Belén, dando una vuelta a la Plaza de Armas y regreso al Parque Bolognesi. Se le llamaba corso de flores con su batalla porque: “Todos jugaban con los útiles permitidos. De los carros tiraban serpentina y confeti y a los carros tiraban lo mismo”. El espectador acató la nota incluida en el Programa oficial  “El Comité recomienda al público que por la cultura del pueblo se abstenga de jugar con agua y polvos”. (Revista Quincenal “El Farol”, 1925). El corso generó  ambiente festivo y llenó de algarabía a todo el público y desfilantes, que  pedían otra vuelta.

El lunes 23, segundo día de carnaval fue “Día de la infancia” por el baile infantil de disfraces realizado en la Plaza Principal, desde las cuatro de la tarde. Los niños y niñas participantes bailaron one step y jazz y fueron obsequiados por el Comité con dulces, chocolates, soda y baile. Por la noche hubo retreta seguida de baile general de disfraces, en la Plaza de Armas.

El martes 24, último día de carnaval, fue “El día de la kingana y el de la Reina”. En la tarde se realizó una gimkana cómico-popular en el Parque Bolognesi.  Por la noche, el Club Social Moquegua se engalanó con adornos e iluminación extraordinaria porque allí se realizó  el baile en honor a la Reyna del Carnaval; asistió la Reina  con su corte y mucha gente, todos disfrazados. Allí menudeaba el juego con chisguetes de éter perfumado y las serpentinas con mensajes amorosos, que furtivamente llegaban a las señoritas.

El miércoles 25 ya no era festivo. Todos regresaban a su rutina diaria. A las 5 p.m., con gran jolgorio fue sacado el Ño Carnavalón y llevado al cerro de San Bernabé donde lo quemaron y sus cenizas enterradas hasta el próximo año. Terminado este entierro, todos concurrían al Templo de Santo Domingo a recibir la cruz de ceniza en la frente, como signo de arrepentimiento. Era el “Miércoles de Ceniza”, inicio de la Cuaresma.

Cabe preguntar, ahora y entonces, ¿Este año no se ha jugado con agua?. El mismo Presidente del Comité Transformador respondió en 1925: ¿Qué no se ha jugado con agua? Sí señor, con mucha agua, pero con mi agua¡

Finalmente, el carnaval transformado gustó tanto en Moquegua que incorporó todas sus actividades a la memoria colectiva moqueguana y se mantuvo vigente hasta la década del sesenta cuando el Presidente Prado suprimió dos días festivos de carnaval y sólo dejó el domingo de carnaval. Lo que no murió es el juego con agua, brusco o no, por las mañanas; y el juego con polvos olorosos por las noches.


 

(Moquegua, 14 febrero 2014).- Durante  el siglo XIX  los carnavales eran una mezcla de salvajismo y alegría sin límites, en donde eran comunes el arrojar agua o lanzar huevos llenos con agua o perfume. Entre 1860 y 1874 era común ver escenas con heridos.
LOS CARNAVALES DURANTE AUGUSTO B. LEGUÍA.
Al iniciar el siglo XX Ricardo Dávalos propuso un carnaval organizando fiestas y paseos públicos, siguiendo los modelos de Argentina e Italia. En 1922, la Municipalidad de Lima decide reorganizar el carnaval y el presidente Augusto B. Leguía oficializó los carnavales reorganizados. Se eligió la primera reina del carnaval de Lima  por voto popular en febrero de 1922, con mesa de sufragio. Se prohibió el juego con agua y en su lugar se introdujo el uso del chisguete de éter, el talco perfumado, la mixtura o papel picado y las serpentinas con mensajes de amor. Se introdujeron los desfiles de carros alegóricos por las calles de la ciudad y la elección de reinas del carnaval en los distintos barrios de la ciudad. Con el correr de los años, los carnavales fueron adquiriendo otra dimensión 
Cada año, para iniciar el desfile alegórico, el Presidente Leguía salía por el jirón de la Unión en calesa y flanqueado por dos cestos de pétalos de rosas que va arrojándolas mientras de los balcones atiborrados de “damas” recibe papel picado y serpentina. Ubicado en la tribuna oficial, presenciaba el desfile de carros alegóricos y se convertía en un entusiasta jugador con chisquete de éter y serpentina, la que lanzaba a las reinas en sus respectivos carros.
Desde el gobierno de Augusto B. Leguía el carnaval cambió, con los pasacalles con carros alegóricos en donde la élite se lucía elegantemente vestida. Este tipo de carnaval en Lima fue adoptado en las principales ciudades del país, entre ellas Moquegua y duró hasta que el Presidente Manuel Prado lo prohibió en 1958, suspendió los tres días feriados, reduciéndolos a un  día, el domingo de carnaval.
 
Lo que no cambió es el juego con agua durante esos días. Se evitaba hacerlo durante el corso, pero por las mañanas este juego reinaba en todos los barrios de las ciudades. El presidente Leguía, en 1930, se atrevió a prohibir mediante decreto supremo "el juego brusco con agua"; el pueblo enmascarado, le respondió con una copla furibunda: "Leguía ha decretado \ que no haya carnaval \ el pueblo le ha contestado \ cállate viejo animal". Y es que los carnavales con juego de agua es una vieja tradición que, “…difícilmente morirá... después de todo, un poco de agua no mata”.
EL CANCION DEL CARNAVAL COSTEÑO
Filomeno Ormeño compuso una polca alegre, pegajosa y muy movida que presentó a un concurso de canciones de carnaval organizado por la Municipalidad de Lima en 1938. "Canción del carnaval"  Ormeño, gano el concurso y a los pocos días todos bailaban y cantaban la polca aquella.

Cancion del carnaval  (Polca Peruana) Filomeno Ormeño
Todos a reir y a gozar /  todos a gozar del carnaval;
mascarita, vamos a danzar / con ritmo triunfal.
Alegremos Lima virreinal,  / nuestras reinas se divertirán
y sus risas nos animaran  / en el carnaval.
Carnaval, carnaval!  /es el grito general;
carnaval, carnaval!  /de alegría sin igual.
Chabuca Granda compuso la polca "Carnaval de calles" que Irma y Oswaldo volvieron popular: "(...) Una fiesta de color, / una fiesta de matraca, / olvido, si es que hay dolor, / una fiesta de esperanza; / esperanza de reír / tras la máscara pintada / y que al reír y reír / las penas se vuelvan nada."
Hoy,  el carnaval del sur  tiene como emblema al “Carnaval de Arequipa”. “Cantemos bailemos sobre esta granada hasta que reviente agua colorada”. “Estos carnavales quien inventaría, algún desgraciado como yo sería…”

dia del amor(Moquegua, 14 febrero 2014).- Como todos los 14 de febrero, millones de personas en todo el mundo se disponen a festejar el Día de San Valentín, también conocido como el Día del Amor y la Amistad y nuestro país no es ajeno a esta celebración.

En los últimos días, el ingenio popular hasta ha creado nuevos adornos florales en forma de ositos y perritos, todos ellos con corazones hechos de pétalos rojos en el pecho. En la Plaza Túpac Amaru, de Magdalena del Mar, hay una feria de postres como para endulzar más el amor. Y si no se tiene mucho dinero, un paseo tomados de la mano generará esa magia que hace que nos circule más rápido la sangre.

El Día de San Valentín es una celebración tradicional de países anglosajones que se ha ido implantando en otros países a lo largo del siglo XX, principalmente en la que las parejas de enamorados expresan su amor y cariño mutuamente.

En Estados Unidos hacia 1840, Esther A. Howland comenzó a vender las primeras tarjetas postales masivas de San Valentín, conocidas como “valentines”, con símbolos como la forma del corazón o de Cupido. También en este día es común la tradición de regalar rosas a aquellas personas a las que se tiene un especial afecto.

Existen diversas teorías que otorgan a esta fecha el origen del Día de los Enamorados. En los países nórdicos es durante estas fechas cuando se emparejan y aparean los pájaros, de ahí que este periodo se vea como un símbolo de amor y de creación.

Algunos creen que es una fiesta cristianizada del paganismo, ya que en la antigua Roma se realizaba la adoración al dios del amor, cuyo nombre griego era Eros y a quien los romanos llamaban Cupido. En esta celebración se pedían los favores del dios a través de regalos u ofrendas para conseguir así encontrar al enamorado ideal.

Y hoy el día no puede caer mejor: es viernes. Es decir que después de las horas de trabajo, las discotecas y restaurantes, amén de otros locales, estarán repletos de parejas. ¡Que viva el amor!


 

victor casanova en studio97(Moquegua, 13 febrero 2014).- El carnaval es un fenómeno colectivo universal con, por lo menos en occidente, en el medioevo. Sin embargo, varias de sus características y rituales, nacen en las festividades paganas de carnestolendas del mundo greco-romano. La palabra "Carnaval" proviene del latín "Carnevale", fiesta de la carne, del loco amor, donde todas las travesuras valen.
La teoría de la cosmovisión del carnaval  del crítico literario ruso Mijail Bajtin (1895-1975) parte de la hipótesis que este evento es la inversión de un mundo dual. Por unos días el mundo se da vuelta y los sectores sociales bajos pueden ejercer “autoridad ritual” sobre las clases altas o autoridades, quienes tendrán que aceptar la experiencia de ser “degradados ritualmente” y mantener el buen talante. Las nuevas autoridades del carnaval imponen un lenguaje y una gestualidad signada por la vulgaridad. Lo lúdico y la risa dominarán cada instante de la vida de estos días, convirtiendo a la ciudad en un gran espectáculo donde predominan los deseos transgresores de sus participantes. Gracias a las máscaras, todos tienen la oportunidad de ser lo que no son. Ser otra persona, un animal, una planta, otro sexo. Ser todo lo que no te es permitido. El carnaval es la mundanidad elevada a lo maravilloso. Es la oportunidad que el goce de los privilegios y el bienestar, monopolizado por las clases dominantes, pase a ser monopolio del mundo popular. Es un impulso hacia la liberación.
EL CARNAVAL EN EL PERU.
La festividad llegó al Perú con los primeros cristianos, pero por el proceso de aculturación y sincretismo religioso, el carnaval empezó a tomar características propias, según Darío Mejía. Los juegos violentos con agua llevan más de 150 años, lo mismo que las prohibiciones del juego. pero sigue viva la costumbre aquella.
En Lima, así como en todo el Perú, los carnavales tienen  sus inicios en la Colonia, asociados a la  festividad de semana santa. En la República irán desligándose de lo sacro y ganando autonomía, paralelamente la autoridad pugnará por normarlos y eliminar su sentido trasgresor. Manuel Atanasio Fuentes describe los carnavales que vivieron a mediados del XIX y  que comenzaban el domingo anterior al inicio de Cuaresma: “… los días previos en sendos bandos se anunciaban su prohibición. Durante tres días se consumía aguardiente en exceso y la ciudad era recorridas por bandas con “caras horriblemente pintadas” y “fachas de furia”, armados con el “arsenal” de carnestolendas, e iban atacando transeúntes, coches y a la propia policía que intentaba poner orden”.
Carlos Prince dice: “…por mediados del siglo XIX, llamaba la atención y eran de temer, los grupos de “negras y zambas” que se apoderaban de las acequias donde arrojaban a hombres “de su clase”. Salían al encuentro de todo transeúnte con sus mates de agua en las manos, al tiempo que gritaban: "Agua bendita". Si los que pasaban eran “gente decente” se le exigía una contribución para que no ser arrojados a estos “albañales”. Si la persona, al oi¬r aquello, no daba inmediatamente una moneda, le arrojaban agua sucia y, si no era lo suficientemente veloz para escaparse, lo bañaban en la acequia o era sumergido en el ri¬o.
Las mujeres “decentes” participaban desde los balcones y ahí recibían los “geringazos” de “agua de lavanda” (agua pestilente) o les arrojaban huevos con agua de color, harina o confites. Esta lucha simbólica no estaba exenta de “puñadas, pedradas y garrotazos” fruto del “desorden y el desenfreno”.
El carnaval era oportunidad de enfrentamiento al orden social represivo: Amores no permitidos o la posibilidad de tomarse una furtiva licencia para tocar un cuerpo femenino: “¡ Ay ¡ devorado ya por llama impura, osa tocar, cual sátiro lascivo, el seno de esa mísera hermosura.”. La sensualidad y los deseos saldrán a las calles.
En el carnaval el rol secundario y marginal de las mujeres queda destruido momentáneamente y pueden participar del poder liberador del carnaval; se verá a “barraganas”, “grupo de criadas”, “tropa mujeril”, “altas matronas” en actitud de “endiablada mujer”, “sexo encantador”, “damisela sutil” o “desenvuelta mulata”. Las señoritas de sociedad no dejaban de participar y  hacían que sus criadas aprovisionaran de agua sus balcones para que ellas, desde allí¬, mojaran a todo aquel que pasaba por la calle, ya sea a pie o a caballo.
En "El Comercio", de Lima del 14 de enero de 1845 la Intendencia de Policía publica un aviso advirtiendo a los hojaleteros que estaba prohibida la fabricación de las jeringas destinadas al juego de carnaval. En la edicion No. 2289 del 5 de febrero de 1847 de "El Comercio", la Intendencia de Policía hace saber que estando prohibido por dos años el juego de carnavales en la provincia de Lima, cuidará de mantener inalterable el orden público, del mismo modo que lo hizo en el 45 y 46. ¡Bravos nuestros antepasados jugando carnavales para que ya los prohibieran a mediados del siglo XIX!. Carlos Prince, en su obra "Fiestas religiosas y profanas", Lima 1890, dice: Fue imposible hacer que los carnavales desaparezcan y que ni siquiera las prohibiciones de la policía, para que no se juegue con agua, han podido evitar que se arroje agua de los balcones y se juegue en las calles. Grupos de personas con las caras pintadas de todos los colores, recorrían las calles llevando consigo un arsenal de pinturas en polvo con lo que pintaban a todo aquel que se les cruzara en su camino. Eran tres días de locura, desorden y completo desenfreno donde las jeringas, baldes, bateas y tinas eran las armas de combate del carnaval.
Los bailes de mascaras, que suelen llevarse a cabo por temporada de carnaval, tienen sus orígenes también por mediados del siglo XIX. En 1852,  "El Comercio"  comenta sobre un baile de mascaras  en el Teatro de Variedades, actual quinta cuadra del Jr. de la Unión, donde unas doscientas personas bailaron hasta la zambacueca o zamacueca. También comenta que hubo cena, brindis y abundancia de trompadas en los bandos allá reunidos.
En el Perú, febrero es el mes de los carnavales y aunque ya no se celebra como antes, durante tres días feriados, de todas maneras esa vieja costumbre perdura en todo el Perú.

El Tiempo


PopUp MP3 Player (New Window)

PopUp MP3 Player (New Window)

En Vivo

Radio Studio 97

facebook compartir

Agosto 2017
DLMMJVS
12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031

Wintelsys Diseño WEB - (987-827-923)www.wintelsys.com

987-827-923

Piscos OMOKEWA: Pedidos al 953-684-498

Bella Wendolina

Centro Médico y Odontológico
Dr. Neptali Ivan Mamami Alave
CAPILLUNE R - 10.
San Francisco.
(Paralela al Hospital de EsSalud.)
Moquegua - Perú
Cel.: 953-685431
RPM: #953685431
Fijo: 053-461388

Diariamente más de 5,000

Posibles Compradores

Pueden ver su Anuncio

============

Su Publicidad

Aqui:

Llamenos al:

930-283-149

953-645-518

Quiere Comprar, Vender

Alquilar, o Anunciarse?

============

Anúnciese en

nuestro Tablón

Llámenos al:

930-283-149

953-645-518