Get Adobe Flash player

ULTIMAS NOTICIAS

trinquetes-politicos-del-viernes-20-de-octubre-del-2017IDEAS PARA LA GESTIÓN EDIL.......Aunque le "tiran el pato" a los actuales responsables del área de transportes del municipio provincial, el...
prensa-chilena-sorprende-nos-encantaria-que-peru-clasifique(Libero/Lima, 20 octubre 2017).- Chile quedó fuera del Mundial, pero la prensa del país sureño sigue hablando del tema. En...
gobernador-regional-recibe-saludo-protocolar-de-la-nueva-junta-directiva-del-sindicato-de-trabajadores-de-construccion-civil(Moquegua, 20 octubre 2017).- El gobernador regional Jaime Rodríguez Villanueva, recibió este jueves 19, a una comitiva de dirigentes del...
congreso-aprobo-por-mayoria-el-uso-del-cannabis-medicinal(Lima, 20 octubre 2017).- Con 66 voto a favor, 4 en contra y 3 abstenciones, el Pleno del Congreso aprobó...
southern-peru-lanza-en-ilo-campana-educativa-yo-cuido-mi-agua(Ilo, 20 octubre 2017).- Con el fin de promover la cultura de agua entre los múltiples usuarios del recurso hídrico,...
congresista-mantilla-inicia-acciones-para-modernizar-puerto-de-ilo(Lima, 20 octubre 2017).- Hace algunos días el Congresista Mario Mantilla se comprometió con los pobladores de Moquegua a sostener...
consejera-suspendida-convoca-a-sesion-ordinaria-de-consejo-regional-para-el-23-de-octubre(Moquegua, 20 octubre 2017).- El Consejo Regional de Moquegua (CRM) retomará la décima sesión ordinaria el lunes 23 de octubre,...
limpian-cause-de-rio-moquegua-entre-puente-rosal-y-plaza-vea(Moquegua, 20 octubre 2017).- Continuando con los trabajos de limpieza en las diversas zonas de la Provincia de Moquegua, la...
unam-inician-olimpiadas-universitarias-2017(Moquegua, 20 octubre 2017).- Juramentando respetar las normas de la competencia deportiva, se iniciaron las Olimpiadas Universitarias UNAM 2017. La...
por-robar-celular-con-violencia-le-dictan-12-anos-de-prision(Ilo, 20 octubre 2017).- Edgar Parancco Ccama (37) fue sentenciado a doce años de pena privativa de la libertad efectiva...

Ud. es el Visitante:

virgen de copacabana(Copacabana, 05 agosto 2015).- Miles de fieles entre bolivianos, peruanos y hasta chilenos se rinden ante la imagen sagrada de la Virgen de la Candelaria en Copacabana este 05 de agosto, día central de celebración de la fiesta religiosa.

La Virgen de la Candelaria de Copacabana, Nuestra Señora de Copacabana o Virgen de Copacabana, es una de las advocaciones más antiguas de la Virgen María en América, venerada en Copacabana, Departamento de La Paz, Bolivia.

Su fiesta se celebra el 2 de febrero y también el 5 de agosto. El 1 de agosto de 1925 fue coronada y declarada "Reina de la Nación".

El culto a la Virgen de Copacabana se inició en 1583 en el pueblo de Copacabana, a más de 3.800 metros sobre el nivel del mar, y a 139 km de la ciudad de La Paz, y recostado sobre una colina, donde la península de Copacabana se adentra en el lago Titicaca, lugar que corresponde a Bolivia, acercándose a las islas del Sol y de la Luna, antiguos lugares sagrados para los aymaras e incas.

Su veneración se extendió desde sus inicios a diversas países de América, como Argentina, Brasil, Colombia y Perú; y también a países de Europa, como España. Asimismo, varios lugares llevan el nombre de Copacabana en Argentina, Brasil y Colombia.
Durante la colonia Copacabana, que era parte del Collao o Provincia de Chucuito, fue evangelizado y catequizado por los padres dominicos desde 1539 hasta 1574. Con este propósito establecieron una doctrina en Copacabana y en los otros pueblos vecinos como Pomata, Chucuito, Acora, Ilavi, Juli, Zepita y Yunguyo.

Los dominicos, aparte de propagar la fe cristiana católica, como orden mariana, propagaron también una profunda devoción a la Virgen María en toda esta región. Además de propagar el rezo del Rosario, cabe recordar que los dominicos eran desde 1530 los custodios de uno de los santuarios marianos más importantes de España, el Santuario de Nuestra Señora de la Candelaria de las Islas Canarias.2En el pueblo de Copacabana, alrededor de 1580 sus habitantes vivían divididos en dos grupos, los Anansayas y los Urinsayas.

A pesar de haber recibido la fe cristiana, vivían apegados a su religión primigenia. Las malas cosechas y otras desventuras los obligaron a pensar en atraerse los favores del cielo y resolvieron los Anansayas erigir una cofradía y ponerla bajo la advocación de la Virgen de la Candelaria. Mientras que los Urinsayas se opusieron alegando que ellos tenían pensado dedicarla a San Sebastián, pero al final no se hizo nada.
Estatua del escultor Tito Yupanki.

Un hombre llamado Tito Yupanki, descendiente del inca Wayna Qhapak, no abandonó la idea y concibió el proyecto de labrar una imagen de la Vírgen pensando que una vez hecha y trasladada al pueblo sería más fácil establecer la cofradía propuesta. Este escultor aficionado, ayudado por su hermano Felipe, trabajó la imagen de la Vírgen en arcilla, de una vara de alto, por los resultados, esta imagen debió representar la buena voluntad alejada de las gracias naturales de María. Fue colocada a un lado del altar por el Padre Antonio de Almedia, que hacía de párroco. Al dejar Copacabana don Antonio, se hizo cargo de Copacabana el predicador bachiller don Antonio Montoro, quien al ver esa imagen desgarbada, tosca y sin proporciones, mandó sacarla del altar y llevarla con el desaire a un rincón de la sacristía.

Humillado Francisco Tito por este contratiempo y aconsejado por los suyos, marchó a Potosí, que contaba con destacados maestros en escultura de imágenes sagradas. Llegó a adquirir en el taller del Maestro Diego Ortiz, cierto dominio en la escultura y en el tallado de la madera. Con esos conocimientos se resolvió trabajar la imagen definitiva de la Candelaria. Buscó por todas las iglesias de Potosí una imagen de la Virgen que pudiera servirle de modelo, encontrando en el Convento de Santo Domingo a la Virgen del Rosario. Se fijó en ella con suma atención para grabarla en su mente y antes de comenzar su trabajo, hizo celebrar una misa en honor de la Santísima Trinidad, para obtener sobre su obra la bendición divina.

Los Urinsayas, en principio, admitieron fundar la cofradía, pero no aceptaron la efigie labrada por Yupanqui, por lo que éste empezó a buscar comprador. En La Paz, la imagen llegó a manos del cura de Copacabana quien decidió llevar la imagen al pueblo. El 2 de febrero de 1583, la imagen de María, llegó a la población de Copacabana, lo que hace de este santuario mariano uno de los más antiguos de América, junto al santuario de Guadalupe en México. Todo el pueblo salió gozoso a recibirla y con gran alegría la condujeron a la Iglesia donde se celebró una misa en su honor y se entronizó la imagen de la Virgen.
El cuerpo de la imagen está tallado en madera de maguey y esta totalmente laminado en oro fino y en sus ropajes se reproducen los colores y las vestiduras propias de una princesa inca.

Su forma original esta permanentemente cubierta por lujosos mantos y trajes superpuestos a la talla, luciendo además una larga peluca de pelo natural. La imagen, que mide un poco más de cuatro pies, sostiene en su brazo izquierdo a un niño de manera muy peculiar, como si estuviera a punto de caerse y en su mano derecha sostiene un canastillo con unas palomas.

La imagen original nunca sale de su santuario, para las procesiones se utiliza una réplica de la misma. Es típico del santuario, que los que visitan salgan de él caminando hacia atrás, con la intención de no darle la espalda a su querida Madre cuya fiesta se celebra el 2 de febrero, día de la Purificación de María o fiesta de la Virgen de la Candelaria, pero también se celebra el 5 de agosto, con liturgia propia y gran celebración popular.

El 22 de abril de 2013 ocurrió un lamentable hecho; un grupo de delincuentes robó 28 joyas que adornaban a la Virgen entre ella el bastón de mando, regalo del Virrey del Perú en 1669. El sábado 6 julio de 2013 los habitantes de Copacaba felizmente restituyeron la imagen de la Virgen con nuevas joyas.

Desde un principio la imagen cobró fama de ser milagrosa, lo cual se extendió por toda la comarca, el Virreinato y el continente entero. Los padres Agustinos construyeron la primera capilla Mayor, entre los años 1614 y 1618. El Virrey de Lima, Conde de Lemos, apoyó moral y económicamente la construcción de la Basílica desde 1668 y asistió a la inauguración de la misma en el año 1678.

En la actualidad la Basílica data del año 1805 y la imagen fue coronada durante el pontificado del Papa Pío XI en 1925, con el paso del tiempo los fieles donaron, para adorno de la imagen, gran cantidad de valiosas joyas y el templo se llenó de regalos y tesoros. Cuando se independizó Bolivia en el año 1825, existía un ascendiente y permanente presencia de la Virgen de Copacabana en la fe de todo el pueblo.

En 1826 el Presidente de la República de Bolivia, el Mariscal Antonio José de Sucre, expropió todas las joyas coloniales del tesoro del Santuario de la Virgen para fundirlas en las primeras monedas de oro y plata de Bolivia.
El 1 de agosto de 1925, año del primer centenario de la Independencia de Bolivia, en ocasión de la celebración del Primer Congreso Eucarístico Nacional, la Vírgen de Copacabana fue coronada como Reina de la Nación por el Breve Apostólico de Pío XI de 29 de julio de 1925.
 El 2 de diciembre de 1954, la Policía Nacional de Bolivia la proclamó "Patrona del Cuerpo Nacional de la Policía" y le concedió el grado de "Generala".
    En 1969 la Fuerza Naval Boliviana le confirió el grado de "Almirante".

himno nacional VI estrofa(Capital/Moquegua, 24 julio 2015).- Por si no aún no lo has notado, hace cinco años hemos dejado de cantar la primera estrofa de nuestro Himno Nacional y ahora entonamos la sexta estrofa, pero ¿por qué se procedió a hacer este cambio? ¿Quién tomó esta medida? Aquí te contamos todo lo que necesitas saber.

1. ESTROFA ES APÓCRIFA

Sucede que la estrofa que hemos estado cantando en el colegio o en cualquier otro tipo de actividad  era apócrifa, es decir, no fue escrita por José de la Torre Ugarte y es de autoría anónima.

Y así lo dieron a notar 34 congresistas el 29 de setiembre de 2004, quienes interpusieron una demanda de inconstitucionalidad  del artículo 4 de la Ley 1801, indicando que esa estrofa es apócrifa y contiene frases que agraviaban la dignidad de los peruanos.

2. CONGRESO DECIDE

El fallo del Tribunal Constitucional se dio a conocer el 18 de mayo de 2005 y en él se considera fundada la demanda. Además, se declaró que correspondía al  Congreso de la República determinar cuál iba a ser la estrofa que debía ser entonada y tocada en actos oficiales y públicos.

Sin embargo, el Congreso no presentó un documento indicando que estrofa deberíamos cantar. Además, aún no hay norma que lo regule.

3. ¿QUIÉN CAMBIÓ EL HIMNO?

En 2009, Rafael Rey, en ese entonces ministro de Defensa dispuso cantar la sexta estrofa en todo el país, pero desde el 24 de setiembre de ese año ya se cantaba esa nueva estrofa, tal como lo informó dicho gabinete mediante una nota de prensa, el cual  indicó que en una ceremonia de la Fuerzas Armadas se entonó la sexta estrofa del Himno Nacional.

“La primera razón es que el Tribunal Constitucional (TC) sancionó que esa primera estrofa no era de autoría de José de la Torre Ugarte. Es decir, es apócrifa. Y, en segundo lugar, para millones de peruanos nos resulta ingrata y hasta relativamente ofensiva esa estrofa”, declaró en esa época, el exministro al diario El Comercio.

4. ¿POR QUÉ ESCOGIÓ  ESA ESTROFA?

“Con el derecho de que uno es libre de cantar cualquier estrofa; estuve entre indicar que fuera la tercera o la sexta. Pero varias personas de las Fuerzas Armadas me dijeron que en muchos centros educativos se cantaba la sexta y que lo mejor sería cantarla. Por eso lo dispuse”, agregó Rey.

pules2Por: Gerardo Arizaca

(San Cristobal-Calacoa, 14 julio 2015).- Los Phules, conjunto de músicos danzantes que ejecutan melodías especiales en la festividad de Relimpia de acequias o Layi Mama.
Las expresiones de esta melodía musical son residuos derivados de la cultura indígena preinca y colonial. Manifestación cultural de gran arraigo en la zona altoandina de Moquegua en los meses de julio y la primera semana de agosto.
Según el Estudio de linea de base del Patrimonio Cultural Inmaterial del distrito de San Cristobal - Calacoa 2014. del proyecto "Mejoramiento de Capacidades Culturales y Artísticas para la conservación de la identidad local del distrito de San Cristobal - Calacoa".
En las imágenes, la delegación de la Municipalidad Distrital de San Cristobal-Calacoa, atendiendo una invitación realizaron su presentación en Cambrune.

Santa fortunata nuevo manto(Moquegua, 02 julio 2015).- Quellaveco rindió homenaje a Santa Fortunata, ofrendando un manto bordado en pan de oro y la restauración de la urna que protege los restos de la patrona espiritual de Moquegua.

La entrega del bello manto se realizó durante la solemne misa realizada en la Co-Catedral de Moquegua el lunes 29 de julio, Día de San Pedro y San Pablo. El sacerdote Wilder Obregón, agradeció la donación para Santa Fortunata, venerada por los moqueguanos durante más de 200 años.

Los restos de nuestra santa mártir llegaron desde Roma a Moquegua en 1798 por intermedio del fray Tadeo Ocampo. El 2012 fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación y su devoción forma parte importante de la identidad y las tradiciones de Moquegua.

En enero del 2014, Quellaveco también auspició la implementación de la  página web dedicada a la patrona espiritual de la ciudad, (www.santafortunatamoquegua.com), donde el mundo entero puede seguir de cerca detalles de su historia y  milagros.

delegacion sarawja1Por: Roice Zeballos Rivadeneira

(Moquegua, 23 junio 2015).- ¡Indescriptible!, fue la alegría y recibimiento que tuvo la delegación  de Moquegua al aterrizar en el aeropuerto Jhon F. Kennedy de Washington DC. Donde se presentará en el “City of Alameda”, cerca al Capitolio (Congreso Norteamericano); aquí será puesta en escena el colorido de la danza típica “El Sarauja”, ya declarada como patrimonio cultural de la nación por el Ministerio de Cultura desde el 2013, junto a la delegación de Moquegua han sido elegidas 4 regiones del Perú, quienes además de expresar su arte, lo harán con expresiones de comidas típicas de cada región, cuya presentación será desde el 24 de junio hasta el 4 de julio.
La organización y selección se hizo posible mediante el “Festival de Culturas Populares Smith Sonian” que patrocina y financia todos los gastos. Este año 2015 le ha correspondido al Perú ser el invitado especial.
Según estadísticas, el “City Of Alameda” en el corazón de Washington, es uno de los centros culturales más visitados e importantes del mundo, donde se concentran turistas de todos los países, especialmente de Estados Unidos y Europa.
Desde su partida de Moquegua a Tacna, lima y Luego a Washington, el común denominador fue uno solo, llevar en lo más alto el nombre de Moquegua y su arte que nace desde el Valle del Ticsani, distrito de Carumas, de donde es originaria la danza, cuyo principal atractivo son las polleras multicolores, sombreros con adornos de flores, llicllas, pasos de impecable coreografía, versos y canticos acompañados del infaltable charango y guitarra que, complementan su esencia.
Una de las más entusiastas de la delegación moqueguana es la directora regional de cultura de Moquegua Prof. Deisi Rivadeneira, quien preside la delegación, refirió que la invitación se hizo hace un año atrás y luego de previa calificación, evaluación y visitas, se pudo acceder a formar parte de esta primera experiencia, que pone en valor el baile más autóctono de la región de Moquegua, denominado “El Sarauja”, cuya coreografía será vista en escena por primera vez en EE.UU.
Los 7 integrantes de la delegación son de Carumas, dijo la profesora Rivadeneira y aparte de la presentación habrá talleres de artesanía, demostración artística de como bailar “El Sarauja”; “haremos una explicación narrativa de lo que es el baile y significado, prepararemos “el Allpa”, el sancochado y otros potajes,  explicaremos además la festividad de Santa Fortunata, la semana Santa de Omate, el Pisco Moqueguano y la gama de dulces y pastelería, es decir pondremos en valor a Moquegua en Estados Unidos y lo haremos con mucho orgullo”. Dijo antes de partir la directora de cultura.
Por su parte, los integrantes de la delegación, prometieron dejar huella indeleble en este evento que pone a Moquegua en los ojos del mundo. Con el ánimo al tope, en Tacna fueron despedidos por el periodista Roice Zeballos y en Lima hizo lo propio el congresista Dr. Antonio Zeballos, quienes alentaron en todo momento a los representantes del legendario baile “el Sarauja”, que ya traspone fronteras.

delegacion sarawja

sarawja rumbo a washington(Lima, 22 junio 2015).- La Ministra de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur) y Presidenta del Consejo Directivo de Promperú, Magali Silva Velarde–Álvarez informó que partió hacia Washington DC una nutrida delegación de gestores de diversas comunidades peruanas que nos representará en el Festival de Tradiciones Populares del Instituto Smithsonian, denominado Perú: Pachamama.

Este encuentro de expresiones culturales que articulan conectividad e intercambio social, cultural y económico, permitirá al Perú posicionarse como un destino turístico–cultural. “El público que visite el National Mall, el inmenso parque aledaño al Museo Nacional del Indígena Americano del Smithsonian, tendrá la oportunidad de apreciar y admirar 12 manifestaciones culturales que provienen de diversas regiones del país”, señaló Magali Silva.

El enfoque del festival, prosiguió, se centra en las tradiciones vivas, la artesanía y la arqueología. Los visitantes podrán apreciar en toda su magnitud los saberes y los conocimientos de las comunidades locales que utilizan su cultura tradicional tanto para honrar a sus ancestros como para reinterpretar su herencia.“Los asistentes que acudan a la explanada frente al Capitolio –donde se instalará Perú: Pachamama– conocerán a los pescadores de Huanchaco que desde tiempos remotos elaboran y utilizan en sus faenas diarias balsas de totora que popularmente denominan caballitos; los mates burilados que dos hermanas de Huancayo fabrican de acuerdo con las técnicas que han heredado de generación en generación; o un grupo de danzarines del pueblo de Paucartambo, cuya famosa fiesta de la Virgen del Carmen atrae viajeros de todo el mundo”, detalló.

Completan la delegación los representantes del Centro de Textiles Tradicionales del Cusco; de la comunidad de Wachiperi proveniente de la zona de selva del Cusco; los danzantes Sarawja de Moquegua; radio Ucamara de Loreto; música y cultura visual chicha de Loreto y Lima; la marinera de La Libertad; el Atajo del Niño, música afroperuana de la región Ica; la chacra, de Ayacucho; artesanía y huaynos de Ayacucho y Junín.Junto a todo ello estará presente la gastronomía peruana, una fuente de placeres tan amplia como nuestra historia y el territorio sobre la que ésta se desarrolló. Nuestra comida tiene ya en los Estados Unidos una presencia importante; es famosa por sus frutos del mar, el pisco y el uso innovador de técnicas e ingredientes tradicionales. La diversidad y el simbolismo de los alimentos que se producen en el Perú, así como la manera en que la quinua y el cebiche son preparados, serán temas demostrativos en el Fogón Kitchen.

En el Festival se ofrecerá a los visitantes grabaciones de música y las artesanías peruanas confeccionadas a mano por los artesanos peruanos. El público tendrá la oportunidad de conocerlos. El marketplace estará localizado en el Atrio Potomac del Museo Nacional del Indígena Americano del Institituto Smithsonian. Estará abierto desde las 10 a.m. hasta las 5:30 p.m. Tres concesionarios venderán comida, aperitivos y bebidas tradicionales del Perú.

ACERCA DEL FESTIVAL
El Festival de Tradiciones Populares del Smithsonian rinde homenaje a las diversas culturas de los Estados Unidos y del mundo. Inaugurado en 1967, reúne a representantes culturales y artistas en la capital del país para celebrar la diversidad de las tradiciones culturales. Es producido por el Centro de Tradición Popular y Patrimonio Cultural del Smithsonian.

plaza bolognesi(Moquegua, 04 junio 2015).- Este domingo se conmemora un aniversario más de la Batalla de Arica, suceso de la Guerra con Chile en 1880. En Moquegua, la plaza Bolognesi ubicada frente a la Comandancia General de la 3ra Brigada Blindada viene siendo mejorada para la ceremonia que se realizará con motivo de esa fecha.

La batalla de Arica que enfrentó a nuestro ejército con los invasores chilenos el 7 de Junio de 1880, es un ejemplo inolvidable de heroísmo y honor que honra a nuestro pueblo y a nuestros soldados, pero que enaltece, fundamentalmente, la figura del heroico coronel Francisco Bolognesi, jefe de la plaza, y a sus más cercanos colaboradores que decidieron entregar su vida en defensa de nuestra integridad territorial.

La guerra iniciada en abril de 1879 se desarrolló inicialmente en el mar, hasta la muerte gloriosa del almirante don Miguel Grau en el combate de Angamos. Sin la defensa de nuestra armada, ya destruída, los chilenos se aprestaron a invadir los territorios apetecidos. Primero fueron derrotados en Tarapacá, pero luego se recuperaron y derrotaron a nuestro ejército en Tacna.

La ciudad peruana de Arica había quedado aislada y el coronel Bolognesi en gran inferioridad numérica se prestó a defenderla. Asediado por tierra y por mar, Bolognesi escuchó el pedido de rendición que le hacían los chilenos a quienes toda resistencia les parecía inútil; pero la respuesta de Bolognesi al emisario chileno fue la inmortal: "Tengo deberes sagrados, y los cumpliré hasta quemar el último cartucho", respuesta que fue ratificada por sus jefes y oficiales.

La batalla se realizó inexorablemente el 07 de Junio de 1880 en el morro de Arica y Bolognesi, junto a la mayoría de sus jefes, incluyendo al heroico coronel Alfonso Ugarte, murieron defendiendo el honor nacional.

Tras el combate, las fuerzas chilenas ocuparon la plaza. En medio del caos inicial, soldados chilenos dispersos asesinaron a numerosos prisioneros peruanos a las puertas de la iglesia de la ciudad y cometieron destrozos y saqueos, hasta que los comandantes chilenos lograron restablecer el orden. Entre las víctimas civiles estuvo el comerciante italiano Santiago Carniglia asesinado en su tienda. Asimismo, más de 300 cadáveres de combatientes peruanos fueron arrojados al mar desde la cima del morro.

manuel acosta ojedaPor: Gonzalo Pajares

(Lima, 20 mayo 2015).- Es verdad, como escribió el periodista Alberto Ñiquén en Facebook, Lima amaneció llorando (lloviendo) este miércoles porque uno de sus mejores hijos, el gran compositor criollo Manuel Acosta Ojeda, murió esta madrugada a los 85 años.

Y debemos llorarlo todos quienes amamos la música, porque este maestro creó varias de las canciones que han construido nuestro imaginario melódico y cultural.

Quién no se ha emocionado alguna vez con Madre, esa hermosa canción que –no por sentida– es cursi o ha sentido que la marinera es nuestra y elegancia pura al escuchar Cuando esté bajo una loza.
Manuel Acosta Ojeda también fue un gran difusor de nuestra música, tanto en la prensa escrita como en la radio, donde destacó en las páginas de El Comercio y en la frecuencia de Radio Nacional, entre otros medios.

Manuel Acosta Ojeda supo ser erudito sin dejar de ser popular. Por eso, sus canciones sonaron muy bien en voces como las de Bartola, Eva Ayllón, Cecilia Barraza, Cecilia Bracamonte y otros.

Lima llora, los criollos lloran, pero hoy los dioses, sobre todo los paganos, están de fiesta: Manuel Acosta Ojeda ya crea para ellos.

celularesPor: Marco Sifuentes

(Lima, 23 abril 2015).- El ministro de Cultura de Noruega anunció esta semana que su país empezará a apagar la radio FM a partir del 2017. El país escandinavo se convertirá así en el pionero de la transición hacia la radio digital. Dinamarca, Suecia y el Reino Unido tienen programado el apagón analógico de la radio para el 2022. La idea es la adopción total del estándar DAB (Digital Audio Broadcasting), que tiene las mismas ventajas sobre la radio analógica que el caso similar con la tele. Incluso los problemas de cobertura están superados: en Noruega la DAB tiene una cobertura de 99,8% del territorio, superando largamente a la FM.

Por supuesto, se trata de una realidad muy distinta a la peruana. Allá solo existen 5 radios nacionales en la FM (la DAB les permite 22). Thor Gjermund Eriksen, presidente de la  Norwegian Broadcasting Corporation, resaltó que “la decisión del ministerio permite que concentremos nuestros recursos en lo que es más importante: la creación de contenido radial de alta calidad y diversidad para nuestros radiooyentes”.

En el Perú, la radio actualmente se encuentra en el proceso exactamente inverso. Un spot machacado día y noche por las emisoras locales le recuerdan a su público lo terrible que es el streaming, o sea, escuchar audio a través de webs o aplicaciones. “El streaming no es malo, pero no es radio FM”, dice la publicidad, que ni siquiera se toma la molestia de explicar qué es el streaming, asumiendo que los que lo escuchan saben lo que es.

¿A qué se puede deber este temor? Oscar Soto, en el Langoy, explica: “Extrapolando datos del mismo survey de CPI, el alcance de la radio en nuestro país disminuyó en un 36% desde noviembre de 2012. En febrero de este año, el alcance nacional de las radios es de 1.85 millones de personas. Coincidentemente, estudios estiman que para fines de este año existan 7.1 millones de usuarios de smartphones en nuestro país”.

Mientras en otros lados, las radios empiezan a explorar el camino de los podcasts (“Serial”, del que ya hemos hablado en este espacio, fue producida por una radio pública de Chicago y fue lo más descargado en iTunes del año pasado), acá las radios ven Grooveshark, Spotify y hasta YouTube como una competencia. Es evidente que cada vez más la gente se aburre de las mismas 200 canciones que las radios tienen como stock fijo, inmutable y sacralizado por esotéricos estudios de mercado (lo que significa que, si asumimos un promedio de 15 canciones por hora, las radios repiten todo su archivo cada 13 horas).

Todo esto, por supuesto, limitándonos únicamente a lo musical que –salvo las dos radios noticiosas– es a lo único que se dedica la radio por aquí, a pesar de que el brutal éxito de, a estas alturas, una veintena de YouTubers peruanos cuyos videos tranquilamente pasan del millón de reproducciones, indica que hay un público que demanda contenido fresco.

¿Debería iniciar el Perú su camino hacia la DAB? Es cada vez más urgente pero también resulta prioritario que no suceda lo que pasó con la tele digital. En el 2009 se produjo la repartija original, la de la televisión, que consiguió, en el gobierno de Alan García, que los actuales broadcasters literalmente cuatriplicaran sus señales en un santiamén (aunque resulte cada vez más evidente que no saben qué hacer con ellas; solo el canal del Estado saca buen provecho de sus cuatro señales) en un proceso que ocurrió largamente fuera del alcance de las cámaras que ellos poseían. Si se inicia el camino hacia la DAB no puede pasar lo mismo.

andres avelino caceres(Portalperú.pe/Moquegua, 22 abril 2015).- En 1,921, el héroe de la Guerra del Pacífico respondió una de sus últimas entrevistas. ¿Por qué perdimos la guerra? No hubo armonía cultural ni política... y mucha traición en los sectores pudientes. Suena tan vigente.
Bicentenario | 20/04/2015 14:04 Autor: La Crónica
La última entrevista a Cáceres: ¿por qué se perdió la guerra con Chile?

La patria celebra hoy, estremecida de júbilo, la gloriosa efeméride de la batalla de Tarapacá, página honrosa de nuestra historia y blasón de orgullo para el Ejército Nacional. Todos los peruanos evocamos, con los ojos, el alma, la epopeya singular en que un puñado de bravos, sublimados por el sacrificio y exaltados por el infortunio, en vigoroso empuje, destrozaron a las poderosas y engreídas huestes chilenas, poniéndolas en vergonzosa fuga.

Si desgraciadamente fue infecunda esta victoria, por la impotencia de nuestro Ejército para perseguir, desprovisto como estaba de caballería, a los derrotados enemigos, debemos guardar, empero, eterno culto a ese puñado de bravos que, lejos de abatirse ante la fatiga, el hambre y la desnudez a que quedaron reducidos, después del desastre de San Francisco, reconcentraron todas las potencias de su alma y todas las fuerzas de su organismo en un supremo ímpetu de coraje para cubrirse de gloria y dar a la América una lección única de heroísmo y de energía.

Al rememorar, nosotros, esta hazaña imperecedera, saludamos llenos de patriótico orgullo a los beneméritos sobrevivientes de ella.

En el pintoreso barrio del Leuro en Miraflores, al amor de la soledad y la paz campesinas, vive, entregado a sus recuerdos y mimado por el cariño de los suyos, el viejo Mariscal del Perú.

Hasta su poético retiro, va a buscarle el insaciable reclamo de nuestra curiosidad periodística y el homenaje rendido de nuestro orgullo patriótico y encontrando la acogida cordial de su vejez gloriosa.

Lo hallamos en su escritorio, acomodado en un sillón de cuero, abrigadas las débies piernas por gruesas mantas de color oscuro. Visto correcto de jaquet gris y cubre la nieve de sus canas, con una gorra del mismo color. Decoran las paredes del aposento finas estampas que reproducen escenas guerreras.

De un gran cuadro al óleo, que se alza sobre el escritorio, se destaca la fina y bella efigie de la hija del mariscal, cuya fresca y alegre juventud fue tronchada por la muerte. Frente al retrato del héroe de La Breña, luciendo sobre su pecho las medallas ganadas a fuerza de bravura y de audacia, y sobre el rostro, la condecoración eterna de su gloriosa cicatriz.

Mariscal, en el aniversario de la victoria de Tarapacá, demandamos de usted, el relato vívido de esa gloriosa acción.

Se anima el rostro venerable del anciano guerrero. Un relámpago encandila sus pupilas y alisándose, nerviosamente, las albas barbas puntiagudas, nos dice: Recuerdo la batalla, con absoluta precisión, y voy a relatársela, como si acabara de realizarse.

Y empieza el relato con voz emocionada:

Me encontraba yo, con mi división, en una de las calles de Tarapacá, tomado un rancho frugal, antes de emprender, con todo el Ejército y como lo habían hecho ya las tropas del general Dávila, la retirada hacia Arica, después del desastre de San Francisco, cuando mi ayudante que había distinguido al enemigo en la cresta de los cerros situados al Oeste de la ciudad, llegó corriendo a avisármelo. Al recibir esta inesperada noticia, estaba comiendo. Solté la pequeña cacerola que contenía mi ración, y procediendo con impetuosa actividad, ordené a mi división que se lanzara con la bayoneta calada, cerro arriba, para desalojar al enemigo.

Procedí rápidamente a dividir mis tropas en tres columnas: la primera y la segunda compañías formaban la de la derecha, que puse al mando del comandante Zubiaga, valiente y experto jefe; la del centro la constituyeron la quinta y sexta compañías, mandadas por el mayor Pardo Figueroa, distinguido jefe, también, y la de la izquierda quedó formada por la tercera y cuarta compañías que confié al mayor Arguedas.

Advertí a mis tropas que evitaran hacer fuego, mientras no hubieran alcanzado la cumbre, para economizar las municiones, que, por desgracia, eran muy escasas. Al coronel Recavarren, Jefe de Estado Mayor, le envié en comisión donde el coronel Manuel Suárez, que tenía el mando del batallón Dos de Mayo, para que hiciera, con sus fuerzas, igual distribución a las del Zepita, y se colocara a mi izquierda.

A poco, ya cuando mis bravos soldados se habían lanzado al combate, llenos de entusiasmo y de ardor bélico, el coronel Belisario Suárez toma sus disposiciones y los coroneles Bolognesi, Ríos y Castañón, se sitúan en sus respectivos emplazamientos.

El Zepita escala el cerro por el lado Oeste, con empuje irresistible desafiando los tiros que el enemigo descarga sin descanso sobre ellos. Se despliegan en guerrilla y sin detenerse, disparan incesantemente, a ciento cincuenta metros del enemigo, que cede al empuje de los nuestros. La columna Zubiaga, se lanza a la bayoneta sobre la artillería chilena y, audazmente, se apodera de cuatro cañones. Las columnas de Pardo Figueroa y de Arguedas, despedazan, entre tanto, a la infantería enemiga.

Perdón, Mariscal, en ese asalto, ¿qué acción notable de arrojo, de sus soldados, recuerda usted?

No puedo olvidarme del heroísmo del Alférez Ureta, de la compañía primera de la columna derecha, que inflamado por un ardiente entusiasmo patriótico y un coraje a toda prueba, se montó sobre un cañón chileno, lanzando estruendosos vivas a la patria. Tampoco me olvidaré nunca de un acto meritísimo del comandante José María Meléndez, veterano de la Columna Naval, uno de los primeros en unírseme en el asalto al enemigo.

Cuando derrotados los chilenos y cansados nosotros de perseguirlos infructuosamente, por falta de caballería; desfallecíamos de sed y de hambre, al extremo de que me vi obligado a humedecer los labios de algunos de mis soldados con pequeñas rodajas de un limón, que por fortuna llevaba en uno de mis bolsillos de mi casaca; el comandante Meléndez se presentó de repente y sin que yo pudiera explicarme su procedencia, cargando un barril de agua que aplacó la sed de esos valientes. Y como éste, tantos otros episodios de coraje y de entusiasmo.

Y destrozada la infantería y despojados los chilenos de su artillería, ¿qué pasó?

El enemigo así castigado en ese primer combate por los nuestros, huyó a la desbandada, pampa abajo, perseguido de cerca por los nuestros y acampó a una legua de distancia hasta juntarse con otro cuerpo chileno que vení­a a reforzarlos. Entretanto, mi caballo habí­a sido herido de un balazo y hube de detenerme, a mitad de jornada. Un oficial que habí­a encontrado una mula de un regimiento chileno, me la trajo y montado en ella, pude seguir la persecución.

Después de tres horas de refriega, tuvimos que contramarchar hasta el sitio donde había tenido lugar el primer ataque, porque mis tropas estaban rendidas por la fatiga de la acción. El general en Jefe Buendía me dio su enhorabuena por el éxito alcanzado por mi división. Pero en medio de la alegría del triunfo, hube deplorar profundamente la muerte de mis mejores tenientes: Zubiaga, Pardo Figueroa, mi propio hermano Juan… también rindieron la vida en el primer encuentro.

¿Y el segundo encuentro?

Reforzada mi división con el batallón Iquique que mandaba el inmortal Alfonso Ugarte, la Columna Naval de Meléndez, un piquete del batallón Gendarmes que mandaba Morey, una compañía del batallón Ayacucho con Somocurcio a la cabeza, una hora después se reanudaba la lucha en plena pampa hacia el SO de Tarapacá.

Primero se realiza un vivo combate de fusilería sostenido por ambas partes, con empeño. El enemigo es arrollado cinco veces, rehaciéndose, luego otras tantas. Entonces envolviendo el ala y el flanco izquierdo chileno que manda Arteaga, con mis tropas lo obligué a retirarse hacia el sur. El batallón Iquique llega a tiempo para rechazar a los granaderos chilenos que habían sorprendido al Loa y al Navales.

Sin embargo, antes, Arteaga trata de rehacerse en vano y nosotros cargamos otra vez con irresistible denuedo. En momentos que la victoria se decidía ya por nuestras armas, llegó Dávila con su división al trote (habí­an recorrido 12 kms. desde Huarasiña) y muy cerca del flanco chileno, aún jadeantes, le hace repetidas descargas de fusilería. Entonces yo aproveché para dar el definitivo ataque por el centro, que decidió la derrota de los chilenos que abandonaron el campo, dejando tras de sí sus 6 últimas piezas de artillerí­a Krupp, entonces la más moderna del mundo. Fue en ese momento –prosigue entusiasmado el Mariscal- cuando llamé al Capitán Carrera y, entregándole uno de esto cañones, le dije: “artillero sin cañones, ahí tiene Ud. una pieza para actuar”. Y a fe mía que supo hacerlo, disparando sobre la retaguardia enemiga que huía.

Eran las cinco de la tarde. La batalla había terminado después de nueve horas de reñida lucha. Sobre el campo quedaron muchísimos de mis bravos soldados junto con centenares de enemigos

Pero, le he relatado solamente la parte que me tocó desempeñar a mí, en la altura. Sin embargo Uds. deben saber que en la quebrada, Bolognesi, Castañón, Dávila y Herrera se batieron con ardor.

Fue un soldado de Bolognesi, Mariano de los Santos, quien se apoderó de un estandarte chileno. El enemigo es arrojado por esa parte hasta Huarasiña, después de vigorosos encuentros y ahí se reúne con los restos de la división Arteaga, que nosotros habíamos arrollado.

Al mismo tiempo, todo nuestro ejército se concentra, y reunidas todas las fuerzas perseguimos a los chilenos hasta más allá del cerro de Minta. Ya les he dicho que fue imposible barrerlos, como hubiéramos querido, porque la fatalidad que siempre nos acompañó en la guerra, quiso que no tuviéramos caballería. Y así, la victoria fue infructuosa, pues después de ella faltos de víveres y de refuerzos, hubimos de continuar nuestra retirada a Arica.

¿Cómo fue la batalla de San Francisco?

Doloroso es el recuerdo: la falta de previsión, el espionaje chileno, la defección de Daza y su famoso cable: “Desierto abruma, ejército niégase seguir adelante”, el asalto frustrado, la muerte del Comandante Espinar al pie de los cañones chilenos, la catastrófica retirada nocturna…

¿Cuál fue la causa decisiva de la perdida de la guerra?

La falta de organización militar y autonomí­a bélica, particularmente en municiones. Eso en cuanto al aspecto técnico, pero más allá, la discriminación racial fue determinante. No hubo armonía cultural ni polí­tica. La falta de organización militar, de cohesión, de armonía política.

Había patriotismo, había entusiasmo generoso, había valor y virtudes militares en nuestros soldados y en nuestros oficiales, pero también hubo mucha traición en los sectores pudientes.

¿Y en nuestros generales?

También. Hubo demasiados generales, cuyos conocimientos y aptitudes no pudieron destacarse en la contienda, por falta de disposición de un comando totalmente politizado.

¿Pero, usted cree, que, sin esos defectos y deficiencias, hubiésemos podido ganar la guerra?

Con toda la superioridad numérica y armamentí­stica del ejército chileno, creo, firmemente que sí­. La desunión, el desatino, la ambición polí­tica y la carencia de identidad en los sectores acomodados nos perdieron.

¿Cuándo comenzó su carrera?

En 1854, acababa de estallar la revolución contra Echenique, provocada por los escándalos de la corrupción del guano. De todos los rincones del paí­s, se sumaban las adhesiones. En Ayacucho, mi tierra natal, don Ángel Cavero, uno de los vecinos del lugar, encabezó el movimiento rodeado de simpatí­a popular. Muchos jóvenes nos presentamos voluntarios a filas. Yo contaba 19 años, estudiaba en la universidad de Huamanga y era de los más entusiastas. Nos apoderamos de la gendarmerí­a. Luego llegó el ejército rebelde, en donde terminé de enrolarme. Entonces el general Castilla, a quien sin duda caí­ en gracia, me llamó a su despacho y me dijo: “¿Quiéres seguir la carrera?”, “Sí­, señor, es mi mayor deseo”, le contesté con aplomo. Entonces, me respondió, palmeándome la espalda, “serás un buen guerrero”.

¿Y el mariscal Castilla, cómo le trató a Ud.?

Castilla, que me conoció desde la batalla de La Palma, me dispensó simpatí­a y apoyo. Tanto, que varias veces soportó mis engreimientos. Y eso que una vez me le sublevé.

¿Le hizo la “revolución”?

He querido decir que tuve un rapto de altivez. Fue cuando el Mariscal quiso formar el batallón “Marina”. Llamó a palacio a los oficiales escogidos de los distintos regimientos. Yo fui destacado del Ayacucho. Ya me habí­a conocido en La Palma y después en la campaña de Arequipa contra Vivanco. Pues bien, Castilla revistó uno a uno a todos los oficiales congregados y al llegar a mí, se detuvo observándome y me dijo: “¿Cómo se Ilama Ud. capitán?”. Me impresionó desfavorablemente el olvido que el mariscal habí­a hecho de mi nombre y le contesté: “Soy, excelentí­simo señor, el hijo de don Domingo Cáceres, cuya hacienda fue destruida por el general Vivanco, por haber sido leal a Ud. Estuve en la batalla de Arequipa, donde fui herido casi perdiendo un ojo; me llamo Andrés Avelino Cáceres”. “Hola, hola”, replicó el mariscal: “Con que Ud. es el capitán Cáceres, hijo de mi amigo don Domingo. Bueno, bueno, Ud. se quedará en su cuerpo”. Y me quedé en mi batallón Ayacucho, en el cual me habí­a iniciado y en el cual continué hasta que fui a Francia, como agregado militar.

Su cicatriz en la cara, Mariscal…

Esta “condecoración” la recibí­ en la torna de Arequipa, en 1856. El Mariscal Castilla que habí­a acampado en las afueras, llevó a cabo, por varias noches, simulacros de ataque, que tení­an al enemigo en sobresalto. La noche que decidió darlo por cierto, me ordenó que avanzara con mi compañía y me apoderara de la 1ra. trinchera enemiga. Sin vacilar, ejecuté esa orden y sorprendiendo a los ocupantes, logré capturar la trinchera, regresando a dar parte al mariscal de mi cometido.

Entonces, Castilla me mandó: “siga Ud. avanzando sobre la ciudad, tomando las alturas hasta los conventos de San Pedro y Santa Rosa”.

Y, aunque pensaba que era una crueldad enviarme así­ al sacrificio, no dudé, y deslizándome por los techos fui avanzando hasta el primero de los conventos. No sé cómo logré saltar los innumerables obstáculos hasta de repente hallarme dentro de la bóveda, próxima a la torre. Por el camino había perdido a muchos soldados, muertos por descargas vivanquistas. Desde la torre de Santa Rosa, el fuego que se hací­a sobre nosotros era incesante.

Pero, los 2 cuerpos que formaban la 1ra. división del Mariscal Castilla habían desembocado por calles paralelas al convento y así­ cayeron sobre el atrio y el interior, obligando a los enemigos a abandonarla. Entretanto yo subí­a, con los mí­os, hasta la torre y ahí­ tuve que soportar el fuego desde la torre fronteriza de Santa Marta. Mientras, Castilla había penetrado al convento por otro lado. El coronel Beingolea, subió a la torre, creyéndola vací­a y se dio de bruces conmigo y mis soldados. Calcule Ud. la sorpresa de ambos, a punto de acribillarnos mutuamente. “Acabamos de tomar el convento”, me dijo; “Mi coronel: ya la habí­a tomado yo”, contesté. El coronel me abrazó y me anunció que harí­a conocer a Castilla esa hazaña. “Está ahí­ abajo, con todo el Ejército”, y se fue.

Yo continué haciendo frente al fuego de los de Santa Marta, y mostrando a mis soldados el blanco hacia el que debí­an disparar, un balazo me derribó cegándome. Me recogieron mis soldados y me bajaron al refectorio del convento, en donde el sargento Coayla y el cabo Huamaní­, me atendieron. Estuve privado del conocimiento. Cuando lo recobré hallé a mi lado al capitán Norris, uno de mis mejores compañeros, que me preguntaba qué deseaba. “Agua, muero de sed”, contesté. Al poco rato regresó con un plato de mermelada y una garrafa de agua. El dulce no me era necesario, ni podrí­a ingerirlo. Tení­a la mandí­bula apretada. Apenas una pequeña ranura dejaba pasar el agua. Bebí­, desesperado, parte del contenido de la garrafa y el resto hice que me lo vaciaran en la cara, para que me lavara la herida, casi desfallecido.

El médico dijo que la herida era mortal. El capellán estuvo a punto de darme la extremaunción… Entonces mis soldados me trasladaron a casa de una señora de apellido Berrnúdez, porque el tifus infectaba a los heridos en el convento y me hubiera terminado de matar. En mi nuevo alojamiento me trató el doctor Padilla, extrayéndome la bala a exigencia de mi tropa. Ellos me salvaron la vida.

¿Y cómo fue su convalecencia?

Recuerdo que las madres del convento que me habí­an tomado afecto, me enviaban allí­ la dieta. ¡Qué tortas! ¡qué dulces! Y aquí­ viene lo curioso: una vez convaleciente, iba a almorzar al convento y la madre superiora, muy seria, me habló un dí­a así­: «Teniente, usted ha renacido en este convento, verdad?”, “sin duda, reverenda; de aquí­ me recogieron casi cadáver y aquí­ me comenzaron a curar, a Ud. debo cuidados que no sabrí­a cómo agradecer”. “¿Y por qué no deja Ud. la carrera y se hace fraile?” Casi me caigo de espaldas de la impresión. Tuve que contener la risa: “¡Yo fraile, madre! No soy digno de vestir los hábitos…”.

Hube de apelar a todos mis recursos oratorios para hacer desistir a la madre. La pobre sufrió un desencanto. ¡Ya me veía con cabeza rapada, capuchón y sotana!

Mariscal, ¿cuál ha sido la época más feliz de su vida?

Los mejores dí­as de mi vida, durante mi juventud, por supuesto fueron los pasados en Arica, cuando estuvimos de guarnición, antes de la toma de Arequipa. Tuve gran partido entre las muchachas ¡me divertí­ mucho!

¿Mariscal, y el recuerdo más satisfactorio de su vida militar?

La campaña de La Breña, es, la página más honrosa de mi vida militar. No vacilo en proclamarlo yo mismo. Me enorgullezco de ella. Tengo muy presentes y me acompañarán hasta la tumba, todos los entusiasmos, todas las satisfacciones, todas las decepciones, y amarguras también, que experimenté durante esos tres años de constante batallar. Todos los que se agruparon a mí, para continuar la campaña y arrojar al odiado enemigo del país, aún después de los desastres de San Juan y Miraflores y la toma de Lima, rehuyeron ayudarme… Ambiciones, rencillas, pequeñas pasiones, todo se coaligó contra mí, que defendía la patria, cuando todos la dejaban abandonada al infortunio, el recuerdo de mis soldados y guerrilleros, el pueblo en armas, marchando entre punas y quebradas, airosos y bravíos, ellos fueron los grandes héroes anónimos que algún dí­a la historia reivindicará.

¿Cierto que el Kaiser, reconoció en Ud. al vencedor de Tarapacá?

Claro. Fui a la audiencia que pedí­a en mi carácter de ministro del Perú y el Káiser avanzó hasta alargarme la mano: “Tengo el gusto de estrechar la mano al vencedor de Tarapacá, esa gran batalla ganada después del desastre de San Francisco”. El Rey de España cuando me conoció, me dijo: “Se conoce que Ud. ha combatido siempre de frente, general”. Aludí­a a la cicatriz que llevó en el rostro. Y el de Italia: “Celebro mucho conocer al general que tantas glorias ha dado a su paí­s”.

Foto de la nota: Archivo Courret.

Entrevista al Mariscal Andrés Avelino Cáceres, en el diario La Crónica, 27 de noviembre de 1,921, con ocasión del 42 aniversario de la victoria de Tarapacá, durante la Guerra del Pacífico.

El Tiempo


PopUp MP3 Player (New Window)

PopUp MP3 Player (New Window)

En Vivo

Radio Studio 97

facebook compartir

Octubre 2017
DLMMJVS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031

Wintelsys Diseño WEB - (987-827-923)www.wintelsys.com

987-827-923

Piscos OMOKEWA: Pedidos al 953-684-498

Bella Wendolina

Centro Médico y Odontológico
Dr. Neptali Ivan Mamami Alave
CAPILLUNE R - 10.
San Francisco.
(Paralela al Hospital de EsSalud.)
Moquegua - Perú
Cel.: 953-685431
RPM: #953685431
Fijo: 053-461388

Diariamente más de 5,000

Posibles Compradores

Pueden ver su Anuncio

============

Su Publicidad

Aqui:

Llamenos al:

930-283-149

953-645-518

Quiere Comprar, Vender

Alquilar, o Anunciarse?

============

Anúnciese en

nuestro Tablón

Llámenos al:

930-283-149

953-645-518