Get Adobe Flash player

ULTIMAS NOTICIAS

edgard-rea-se-perfila-para-ganar-elecciones-en-el-suter-moquegua(Moquegua, 15 diciembre 2017).- Cumplida las primeras elecciones en el Sindicato Unico de Trabajadores de la Educación Región (SUTER) Moquegua,...
evaluan-14-propuestas-de-proveedores-para-programa-alimentario-qali-warma-2018(Moquegua, 15 diciembre 2017).- Los Comités de Compra Moquegua 1 y Moquegua 2 del Programa Nacional de Alimentación Escolar Qali...
se-desarrollo-sesion-ordinaria-de-la-mesa-de-dialogo-con-petroperu(Ilo, 15 diciembre 2017).- El último jueves 14 de diciembre, en la sala de reuniones de la Gerencia Municipal de...
decomisan-productos-vencidos-en-operativo-de-salud-publica(Ilo, 15 diciembre 2017).- En el marco de las acciones preventivas ante la cercanía de las fiestas navideñas diversos productos...
nino-se-ahora-en-estanco-en-ausencia-de-sus-padres(Moquegua, 15 diciembre 2017).- Los padres de un infante de tres años ingresaron raudos por emergencia del hospital de EsSalud...
ahora-consejeros-regionales-inauguraran-feria-agroecologica(Moquegua, 15 diciembre 2017).- Luego de que el Consejo Regional declarara viable la solicitud de otorgamiento del uso del predio...
descentralizan-examen-para-obtencion-de-licencia-de-conducir-de-vehiculos-menores(Moquegua, 15 diciembre 2017).- La Municipalidad Provincial Mariscal Nieto, a través de la Subgerencia de Transportes y Seguridad Vial, escuchando la...
fuerza-popular-insta-al-congreso-a-dar-plazo-hasta-hoy-para-renuncia-de-ppk(Canal N/Lima, 14 diciembre 2017).- En pronunciamiento ante la prensa, la bancada Fuerza Popular se pronunció sobre el presidente Pedro...
trinquetes-politicos-del-jueves-14-de-diciembre-del-2017CHILOTA CHINCUNE “HACE AGUA”……..A través del Fondo de Desarrollo Moquegua, producto de la mesa de diálogo con Anglo American Quellaveco,...
mas-de-3-mil-ninos-fueron-tamizados-por-personal-de-salud-para-descartar-problemas-visuales(Moquegua, 14 diciembre 2017).- Cuando hablamos de errores o defectos refractivos nos referimos a la miopía, la hipermetropía y el...

Ud. es el Visitante:

dia cancion criolla(Moquegua, 31 octubre 2017).- La fecha fue instaurada en 1944, durante el gobierno de Manuel Prado Ugarteche, inicialmente fue el 18 de octubre, pero al coincidir con la festividad del Señor de los Milagros, la fiesta se trasladó al 31. Años después, la intérprete Lucha Reyes falleció ese mismo día.
La Asociación Peruana de Autores y Compositores (APDAYC), realizó una investigación al respecto y ubicó una copia de la resolución que decretó el Día de la Canción Criolla. “Es una Resolución Suprema firmada por el Ministro de Educación y el Presidente de la República. Es escueta, simple y no precisa qué es la canción criolla y menos qué estilos abarca. En aquellos días de 1944, seguramente se sobreentendía de sobra lo que era "la canción criolla", señaló Agustín Pérez Aldave.
En el dispositivo legal se lee “Considerando: Que el arte popular contribuye al afianzamiento de una conciencia nacionalista por lo que conviene estimular sus manifestaciones. Se resuelve: Declárese el 31 de octubre “Día de la Canción Criolla” que se destinará a difundir la música comprendida dentro de la mencionada denominación”.

tupac yupanqui oceaniaPor: Diego Suárez Bosleman

(Moquegua, 16 octubre 2017).- El interés de los peruanos por Oceanía no arrancó esta semana por el partido de fútbol que nos espera contra Nueva Zelanda. En realidad comenzó con los incas, aunque suene jalado de los pelos.
Alrededor de 1465, antes de que Cristóbal Colón llegara a América (1492), el entonces ‘hatun auqui’ (príncipe conquistador) Túpac Yupanqui –quien luego se convertiría en el décimo gobernante de la civilización inca– emprendía una expedición a las actuales islas de la Polinesia –una de las subregiones de Oceanía–. La misión prometía oro, así como encontrar nuevas especies de animales y plantas que podrían resultar útiles para el imperio. Tenía tan solo 25 años.
“Él [Túpac Yupanqui] era un hombre que no había tenido nada que ver con el mar hasta que lo conoció cuando conquistó el golfo de Guayaquil [Ecuador], y descubrió las balsas. [...] Y siguiendo además las corrientes y los vientos, entendió que estas podían llegar a cualquier parte”, le dijo hace unos años a El Comercio el fallecido historiador José Antonio del Busto, autor del libro “Túpac Yupanqui. Descubridor de Oceanía” –que reúne 30 pruebas que confirmarían la veracidad de esta teoría–.
—El explorador—
Túpac Yupanqui –aseguraba Del Busto– conquistó más que Alejandro Magno. Y luego de obtener el control de la isla Puná (Ecuador), a la que llegó en balsa, recibió noticias de la existencia de dos islas lejanas que albergaban una gran variedad de recursos: Auachumbi y Ninachumbi. Los cronistas Pedro Sarmiento de Gamboa, Martín de Murúa y Miguel Cabello de Balboa –que vivieron en el virreinato del Perú en el siglo XVI– coinciden con este relato.
Con 120 embarcaciones y 2.000 hombres, el joven príncipe –de acuerdo con la teoría que rescata Del Busto– inició su aventura a estas dos islas, que se tratarían de Mangareva y Rapa Nui (Isla de Pascua). También llegaría a Nuku Hiva, en el archipiélago de Las Marquesas.
¿Pero cuáles son los indicios que apoyan esta propuesta? En primer lugar, las crónicas indican que tras su viaje, el príncipe inca no solo trajo consigo oro, plata, esmeraldas y animales raros, sino también esclavos negros.
Al no haber registro de exploraciones de Túpac Yupanqui a África, Del Busto aseguraba que se trataba de esclavos de Melanesia –otra subregión de Oceanía– que se encontraban en las islas mencionadas. Asimismo, en Nuku Hiva se hallaron quipus –herramienta para llevar la contabilidad–, conocidos en aquel lugar como quipona.

—El rey Tupa—

Para Joseph Dager, profesor de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya y estudiante de Del Busto, entre los varios indicios que recogió su profesor acerca de la presencia inca en Oceanía, hay dos que predominan. El primero es la leyenda del rey Tupa, que hasta la fecha se mantiene en la isla de Mangareva. El relato habla de la llegada de este personaje en una flota de pae pae, balsa a vela con doble mástil, y que deslumbró a los nativos con la cerámica, pues era un mundo precerámico; los metales, porque los lugareños estaban en la edad de la piedra, y la textilería. Cabe resaltar que en dicho lugar existe la danza del rey Tupa.
El segundo indicio importante está en Rapa Nui, que alberga una construcción con características incaicas llamada Vinapú.
“Es una construcción en la que ponen piedra sobre piedra, y entre estas no puede entrar ni un clavo. Esta técnica se ve en las ciudades incaicas del Cusco”, señala Dager.
En este lugar, del mismo modo que en Mangareva, existe un personaje legendario bautizado como Mahuna-te Ra’á, que se traduce como “hijo del Sol”. Para Del busto era una referencia del príncipe inca. Se apoyaba también en la existencia de palabras quechuas en Rapa Nui. Por ejemplo, el tocado que tienen en la cabeza los famosos monolitos de la isla se llaman puka, que en quechua significa rojo. Hay también indicios de viajes entre Moquegua y Pascua.
—La misión a Australia que salió del Callao—
Entre las primeras exploraciones occidentales registradas a Australia, hay una que salió del puerto del Callao en 1605. La misión fue comandada por Luis Vaz de Torres, navegante hispano portugués. Atravesó el estrecho entre Australia y Nueva Guinea, que ahora lleva su nombre.

En el San Pedrico, una embarcación de 40 toneladas, recorrió por tres meses las costas australianas. Durante más de 2 meses, los españoles navegaron a lo largo de la costa de Nueva Guinea, que reclamaron para Felipe III, lucharon con los nativos y capturaron algunos. El 22 de mayo de 1607, Torres llegó a Manila, capital de Filipinas, donde desapareció de la historia, según el diccionario australiano de biografía.

reloj catedral moquegua(Moquegua, 24 setiembre 2017).- Para ilustración de la opinión pública. "El prefecto fue autorizado por decreto del 4 de enero de 1854 para hacer un gasto de 1,600 pesos con cargo a sobrantes de las rentas nacionales para colocar el reloj traído de Londres y que lleva la inscripción "Hecho en Londres por Gmo. French, relojero de s.c.m. (su majestad católica interpretación del autor), año 1853, cuando gobernaba Inglaterra la reina Victoria Primera". Luis Kuon Cabello (Retazos de la Historia de Moquegua).

En otras épocas en una ciudad tranquila, las horas y los cuartos de hora del reloj de la Catedral de Moquegua, se escuchaba hasta en Trapiche y más abajo.

locumba templo(Moquegua, 14 setiembre 2017).- La fiesta del Señor de Locumba es un evento importante que se realiza cada 14 de setiembre en la provincia de Jorge Basadre (Tacna).
La historia cuenta que el Señor de Locumba apareció un día 14 del noveno mes, encontrando a un muli de color blanco que transportaba sobre su lomo dos cajas de diferentes dimensiones.
El animal iba sin ningún guía humano cuando algunos pobladores de Locumba lo vieron. Se dice que aquellos descubrieron que en las dos cajas había inscripciones que indicaban el destino de su contenido, siendo la caja más pequeña para Locumba. Los pobladores trataron de quedarse con la caja más grande y enviar el más pequeño al otro poblado.
Entonces, el animal se negó a ir pese al esfuerzo de los pobladores, quienes interpretaron eso como una señal y decidieron quedarse con la caja que les correspondía y que contenía al Señor de Locumba.
Para celebrar al Señor de Locumba, se realizan distintos eventos como los recorridos procesionales donde se congrega una multitud de gente que sigue con fidelidad al milagroso Señor. También se realizan comparsas, ferias artesanales, y los cánticos en honor al Señor, gracias a las bandas típicas de la región.

DIA CENTRAL

El día central, 14 de setiembre, a las 11:00 se efectuará la misa central a cargo del obispo; a las 12:30 se bendecirán los autos, a las 12:45 h se hará una procesión y a las 15:00 habrá misas comunitarias.

tacna 1929(Ttacna, 28 agosto 2017).- Tacna estuvo bajo el dominio de Chile durante casi medio siglo, fue oficialmente reincorporada al Perú el 28 de agosto de 1929. A 88 años de aquel histórico día, los tacneños recuerdan tan importante suceso con manifestaciones de fervor patrio y de algarabía.

Se dio fin al conflicto del Pacífico, que estalló con una guerra en 1879, en la que Perú y Bolivia unieron sus fuerzas contra Chile, con consecuencias nefastas para nuestro país. La derrota trajo consigo el sacrificio de vidas humanas, el saqueo de patrimonio cultural, la ruina económica y, sobre todo, la pérdida de parte del territorio nacional.

El Tratado de Ancón

Mediante la firma del Tratado de Ancón el 20 de octubre de 1883, el Perú entregó a perpetuidad la provincia de Tarapacá a Chile, mientras que las provincias de Tacna y Arica fueron cedidas a este país por diez años. Al término de este período, un plebiscito decidiría la suerte final del territorio en disputa. Sin embargo, pasó el tiempo acordado y el plebiscito no se realizó, lo que generó un conflicto diplomático entre ambos países.

La celebración

En cumplimiento de este tratado, a las 2 de la tarde del 28 de agosto de 1929 se inició la desocupación de las autoridades chilenas, luego de casi cinco décadas de invasión. El ambiente que se vivía en esos momentos se confundía entre la celebración patriótica y la tensa calma, que poco a poco se fue diluyendo.

Los encargados de presidir la ceremonia oficial de transferencia y los posteriores festejos fueron El Prefecto del Departamento de Tacna, Federico Fernandí, el alcalde de la ciudad, Armando Vargas Blondell y el canciller Rada y Gamio. En representación de Chile, el Intendente, Gonzalo Robles, y el gobernador de Arica, Alberto Serrano, también presenciaron los actos.

 

eclipse(Moquegua, 21 agosto 2017).- Este 21 de agosto el cielo tendrá un gran espectáculo con un eclipse solar total
Aquí los países en donde se vera y a la hora :
México: 13:20
Colombia: 13:37
Estados Unidos:10:16
Guatemala: 11:35
España: 20:45
Perú : 14:54
Ecuador : 13:57
Puerto Rico : 14:00
Venezuela : 15:45
Chile: 17:08
Nicaragua : 14:15
Costa Rica :13:17
Honduras : 12:57

Por Jeffrey M. Kihien-Palza

(Washington, 16 agosto 2017).- Dentro de las modas ideológicas que son avivadas por políticos e intelectuales no existe otra más peligrosa y dañina que la multiculturalidad. El adjetivo “multicultural” es utilizado y repetido sin el más mínimo análisis sobre las consecuencias que acarrea, más peligroso aun cuando un grupo político se adueña del concepto y lo utiliza como plataforma intelectual para obtener poder. 

El multiculturalismo ahonda las diferencias y divide la sociedad en grupos, diferencias simples y cotidianas  que con el correr del tiempo se convierten en irreconciliables, por el motivo que el multiculturalismo obliga a aceptar la cultura del otro, y en muchos casos la obligación es ordenada por ley por el estado interviene. 

La idea, por supuesto nace con buenas intenciones, al menos eso es lo imagino. La premisa es que todas las culturas son iguales y tienen el mismo valor. Eso es lo que se presume y se enseña  por orden del estado, sin embargo la historia escrita y la historia práctica (la que observamos cotidianamente) nos muestran lo contrario, sino como se puede justificar que una cultura tiene más éxito que otras, consiguientemente el resultado es que unos países son más desarrollados que el resto del mundo. Si todas las culturas son iguales, todos los países del mundo tendrían que ser desarrollados y civilizados, pero no es así. Esto  va a doler y causar ira al lector: unas culturas son mejores, mucho mejores que otras. Esa es la realidad cotidiana. 

Es simple, por otro lado, inventar culturas basadas en diferencias de comportamiento. He escuchado que las violentas fiestas de las cruces de la sierra sur del Perú son parte de la cultura del grupo, en esas fiestas, el alcohol y la violencia con muertes incluidas, se aceptan como una expresión del “Perú profundo,” cualquiera que sea el significado de “Perú profundo.” ¿Es esa una buena práctica cultural? Ustedes pueden responder en privado.

Me ha alertado que las políticas educativas del estado peruano incluyen ahora, por ley y obligación que se enseñen en las escuelas en lenguas nativas, no en castellano, que es el idioma nativo y originario del Perú y en el cual fue fundado por los españoles. Perú se fundó en español, y el Imperio de los Incas en Quechua. La enseñanza en lengua no tiene otro objetivo que la llamada revolucionaria “reivindicación cultural” y se acordó primero en alguna oficina de las Naciones Unidas o Banco Mundial en el Imperio Americano, luego se trasladó la idea al tercer mundo para que la ejecuten. Jamás preguntaron a los padres y mucho menos a los estudiantes que lengua quieren aprender. Y mientras en las ciudades los padres invierten en educar a sus hijos en inglés, en los lugares más atrasados del Perú, el estado peruano obliga a los niños más pobres a estudiar en su lengua nativa, ni siquiera en Castellano, sino en un idioma que muy pocas personas utilizan y que definitivamente no les ayudara a salir de la pobreza. La riqueza en Perú se aglutina en la costa, allí se habla castellano, y para tener éxito hay que hablarlo y escribirlo muy bien, esa es la realidad cotidiana.

La multiculturalidad atomiza un país, y es extremadamente peligrosa, al punto que en una ciudad no quieren aceptar bailes y danzas de otra “cultura” peruana, pero ambas bailan cumbia, electrónica y rock and roll. Si el estado continua con esta sin razón, y lo hace por moda, por ser “moderno y cool” en unas dos décadas Loreto se declarara independiente por segunda vez, los mismo que la nación aymara, quechua, chanka y shipiba, y será motivo para que Arequipa sea libre.

 plaza arequipa

lA recova moquegua1Por: Rony Flor Coayla
(Moquegua, 23 mayo 2017).- Antes iba a los matrimonios de mis amigos y los bautizos de sus hijos, ahora un poco más y voy a los velorios de algunos de ellos y me entero del deceso de otros conocidos. Claro, tuve la dicha de conocer personas nobles y notables que seguro ya casi nadie se acuerda de ellos, son de la época de cuando la gente se cruzaba en la calle a las 6:00 horas, de la “madrugada”, y era normal que se saluden sin conocerse.
Por si acaso, a los moqueguanos nos dicen dormidos los forasteros que llegaron y que por necesidad madrugaban para ganarse el pan diario, en cambio los citadinos sin necesidades apremiantes recién a las 8:00 horas, sacaban la cabeza adormitados para mirar por la calle para arriba y abajo.
Cuantos hechos y lugares que no se repetirán. Una vez mi viejita Benita me mandó a comprar vino a la bodega de Villegas en una damajuana forrada con cañita, era un encargo de cinco litros para Toquepala, al final de la calle Ayacucho, tanta era la demanda por los aguardientes de Moquegua que tenía hasta cuatro secretarias para atender al público. Pagabas en la oficina de abajo e ibas con tu boletita por el camino del costado al encuentro del despachador, el fulano antes de llenarte la botella te servía una copa de semi seco, tendría 8 años, con razón me gusta mi trago. Al toque te electrizaba el cuerpo y me sentía como en el aire. Además a los chibolos de entonces ¿a quién no le hicieron un ponche con una gotitas de un dulce o borgoña. Allí estaba a veces don Alberto Villegas, dueño y heredero de la industria vitivinícola, años después me comentó que tanta era la bonanza, que nunca le cambio llantas a sus carros, antes que lleguen a los 5 milímetros ya tenía otro ejemplar del año.
Su hermano Mario, más alto, más se lo veía en la tremenda ferretería de la esquina de la calle Moquegua, frente al Banco de Crédito, que en paz descansen. Eran los dueños del cine Moquegua, ese de los domingos “torreja” y cuando se estrenaban películas, no sé de dónde salía tanta gente. Los sábados por la noche función doble y cuando había películas porno, como el cine Variedades de Arequipa, ya se imaginarán. A las señoritas que atendían en boletería ahora las veo entradas en años.
El cine más antiguo fue el Mariscal Nieto con butacas cómodas, aunque en los últimos años había pulgas, el segundo nivel daba miedo y cuando entrabamos a ver las películas de Capulina, los trancos por las gradas eran de a tres, desesperados por ver la pantalla gigante, era lo máximo. Después se hizo el Bolognesi, de los Gambetta, en La Alameda y al final el cine Moquegua. Dicen los antiguos que las primeras funciones o proyecciones de películas fue en los restos de la iglesia San Francisco, donde funcionó la gran Unidad Escolar Santa Fortunata, eran mudas y un pianista le ponía la melodía, exactamente a la altura de esa capilla improvisada después del terremoto del 2001, al costado del parquecito frente al Banco de la Nación.
Hablando de educación, en ese monumento histórico, hoy tremendo desperdicio cuando debería rescatarse para el turismo, funcionó el colegio La Libertad que a fines de los 50, con las grandes unidades escolares construidas por el gobierno de Odría, pasó a la Av. “25 de Noviembre”. Después allí funcionó el colegio Santa Fortunata donde conocí a Florencia Chocano Chambilla, auxiliar de las bravas, no era mala, pero era bien gritona cuando se trataba de disciplina. Le gustaba las flores y el orden, en los pasillos coloniales habrá transitado un millón de veces con pantalón y zapatitos planos. Las campeonas nacionales de vóley juvenil, fueron sus engreídas, murió en el baño de su tradicional casona de la calle Moquegua 3ra cuadra, donde la buganvilla se salía hasta la calle, fue días después del terremoto del 23 de junio.
No sé por qué lado o ángulo comenzar cuando quiero hablar de conocidos que ya no están con nosotros. Otro que conocí o lo vi jugar fue Rolando Catacora, era chibolo cuando jugó por el Deportivo La Breña campeón de campeones en los años 70, frío y calculador en la zaga, impecable en los despejes y cuando había bronca, ahí estaba el “Cholo” metiendo golpe. Sino pregúntenle a José (El Negro), su hermano, que todavía juega súper master en Estuquiña y se fuma su cigarrito. Jugó con Advíncola, papa del ahora seleccionado; Zegarra, chato delantero que después se fue al Melgar; “Chocho” Vásquez, el de toque fino y golazos de tiro libre y que hoy lo vemos a veces en la plaza de Moquegua; “Chuchampas” Maldonado, jugador fuera de serie tan profesional como El Gato Cuellar. “Piruncho” Zeballos, otro delantero veloz, ingeniero de profesión. Fueron jugadorazos. Luis “La China” Vílchez, que se vino de la selva y se enamoró de una moqueguana, después como técnico formó muy buenos jugadores, entre ellos Nicol Prado, ex Cobresol y campeón del 2010 cuando llegamos al fútbol profesional. Habrá momento de hablar de nuestros deportistas vivos cuyas historias se guardan y no se cuentan.
Tanto personaje como César Vizcarra Vargas, el auténtico de la frase “pueblo de mi tierra”, que llegó a representarnos en la asamblea nacional que elaboró la constitución del 79 junto a Víctor Raúl Haya de la Torre. Por el año 89, en el primer gobierno de Alan García, era el hombre más influyente de la región, él decidía quien sería el nuevo jefe de cada sector en su oficina de la calle Moquegua donde vendía llantas Goodyear. También fue prefecto regional, allí tenía una fotografía gigante en blanco y negro donde aparecía como orador en la plaza de armas de Moquegua completamente llena.
Santiago “Chayo” Rojas, zurdo confeso y orgulloso de su posición ideológica, jamás se puso otra camiseta, maestro de profesión, en la época militar la dictadura perseguía a los dirigentes del magisterio en una huelga histórica, una vez con gente en la plaza estaban metiendo detenidos a la vieja cárcel, donde hoy funciona la Dirección de Cultura. Uno de ellos se les escapó a la policía saltando por la ventana de una camioneta, bajó corriendo por la calle Ancash, más debajo de la ferretería de Andrés Koc, el hombre se esfumó, muchos años después le comente el hecho y me dijo, “ese fui yo”, “no me chaparon”, añadió.
Félix Huarilloclla, fotógrafo que tenía su local en la esquina de calles Junín y Tacna, en navidad hacía uno de los más hermosos nacimientos y a nadie le negaba la posibilidad de adorar al niño. Fue corresponsal gráfico de La Voz de Tacna y medios capitalinos.
Hay muchos personajes más que conocí, don Manuel Ramos, dueño y fundador de Panadería El Progreso de la esquina de la calle Cusco con Ancash. El olor del pan llegaba hasta la casa de mi abuela Josefa, Cusco 454, con un mate de cedrón y una palta corriente, era el desayuno más rico que hasta el día de hoy he probado. Gustos son gustos.
Don Manuel con Alejandro, su hijo mayor, también que en paz descanse, eran unos artistas y únicos en la preparación del pan francés, años después se hacía el pan manteca, colisa y otras presentaciones. La panadería del cuartel no se abastecía y allí hicieron miles y miles de panes para tanto soldado que llegó a la 3ra División Blindada. Fue por el 75 y 76, cuando todo estaba listo para la guerra.
Felipe Yáñez, ex alcalde de Moquegua, comunicador que animaba presentaciones artísticas en Radio Filarmónica, por allí pasaron tantos cantantes, unos desorejados y otros buenazos, después fue designado en el cargo político “a dedo” por el gobierno militar.
Otro ex alcalde, el Ing. Héctor Rodríguez Juárez, papá de Fernando Rodríguez, dueño de Radio Studio 97, en vida donó terrenos para agricultura y el colegio Ángela Barrios, fue contratista de Cuajone, también regaló el terreno para la construcción del local institucional del Colegio de Ingenieros de Moquegua.
Guiseppe Baldi Cogo, italiano que llegó al Perú después de la II Guerra Mundial, se instaló primero en Acarí-Arequipa y en los años 70 vino a Moquegua como contratista de Cuajone, fue alcalde entre 1984 y 1986 haciendo propaganda radial tres años antes de su elección. Falleció a los 95 años en julio del 2015.
Edmundo Coayla Olivera, fue más conocido que el pan, era de la mancha de “Los Guippers”, militante aprista y trabajó en industria y turismo, después a inicios de los 90 fue designado Director Regional de Transportes y Comunicaciones, dio trabajo a los jóvenes moqueguanos y años después fue elegido alcalde de Moquegua, prometió traer fútbol profesional y lo hizo con Cobresol. Dicen que está muerto, pero una señora dijo el otro día que lo vio en España y lo saludó. Yo sí podría creer que está vivo.
Entre comunicadores Alberto Catacora, maestro y corresponsal del Diario Correo para Tacna y Arequipa, también distribuía el tabloide en la ciudad, era bien amigo de Clemente Salas y de cuando en cuando se echaban unos pisquitos en “La Morena de oro” de la calle Ilo, 5ta cuadra. Guido Lipa Céspedes, trabajó en educación y después registros públicos, impuso un estilo peculiar para hacer prensa fundando Radio Educación. Tuvo problemas renales, su señora le dio un riñón y fue el trasplante N° 1000 en Arequipa el año 1996, falleció casi 20 años después en Tacna donde radica su familia, era mi “pata”.
Mauricio Revilla, de joven radio técnico con su local denominado "Oh mi radio" de calle Moquegua 9na cuadra, fue uno de los pioneros en la venta de radios de toda marca y los primeros televisores Zenit que llegaban a tubos, con consola y mueble incluido en blanco y negro. Artefacto de modo que cientos adquirían para ver el mundial Argentina 78. También era maestro del Colegio Técnico Perú Birf, hoy Camilo de la Torre, sin embargo desarrolló otras actividades como la crianza masiva de cerdos en un terreno ubicado a la salida al asiento minero de Toquepala, donde él mismo decía, "por aquí pasarán las aguas de Pasto Grande", muchos años antes que se iniciara el único y más grande proyecto hídrico que sostiene a la región Moquegua. Comercializaba muebles al asiento Minero de Cuajone cuando gran cantidad de gente llegó a vivir en Villa Botiflaca, después fue distribuidor de cerveza Pilsen falleciendo en las pampas de Cachendo, su camioneta chocó contra un tráiler mal estacionado en 1993. La viuda Lucila, mi tía, hizo realidad el grifo MARESA.
Aún faltan muchos personajes, yo no soy, pero al menos los conocí y algo puedo comentar de ellos. Fue la época de …los Destellos de Enrique Delgado le dedican, Patricia! Braulio Hito (el boleristas) que llegaba para cantar en La Sociedad de Artesanos donde había unas mesas de billar, Los Teisco con su primera voz Jesús Dancé, Los Escorpio de la señora Albarracín, grupos musicales que llenaban locales sociales.
En gallos Diego Mogrovejo, de “Los 5 Ases” y las grandes concentraciones que comenzaban los sábados con peleas que se disputaban hasta “entre gallos y medianoche” para amanecer domingos. Los Nieto que traían esos gallinos y excelentes ejemplares de Tacna, los Manchegos que se hicieron fama con los gallos ojos y patas negras traídos de Otora. Los Morón, Valdivieso y sus “Camellos”, gallos que corrían dando vuelvas en el ruedo, se detenían y metían cacho. Condori tenía la concesión del coliseo municipal que después tomó el nombre de Manuel Portocarrero, un señor juez cuya autoridad era indiscutible en las apuestas. El que no honraba su palabra y no quería pagar la apuesta lo sacaban del recinto. Olivera, Becerra, Coayla, Ramos, Medina, “El Chino Plepli” quien por muchos años fue administrador de la Cooperativa Santa Catalina, “Checho” Manrique el apostador, el “Panzón” Gonzales y sus primeros gallos españoles, entre tantos otros. Por allí surgió la famosa historia del gallo conocido como “Yango” y su hazaña en la Punta de Bombón. Se vendía cerveza como pan, los saperos eran todo un espectáculo apostando y hasta hubo una cancha de billas. Ese coliseo sigue siendo uno de los mejores del sur.
Ojo, yo no soy, pero yo los conocí. Continuará

vallecito omoPor: Rony Flor

(Moquegua, 15 mayo 2017).- Sucedió por los 70 cuando no había estas nuevas formas de comunicación ¿quién no fue “pata de perro”? Mi viejita Benita iba a buscarnos hasta la represa, más arriba del ahora Country Club y más abajo de Yunguyo, y nos bajábamos en los micros de los Rojas cuando no existía la recta de la Av. Cáceres, entre San Bernabé y el Gallito, la máquina aparecía por el Huayco, donde despedían con honores a los muertos, y en Belén no me explico cómo hacía la “quimba” para meterse por esa callecita que daba a la tienda de Juan Flor, después volteaba por la Ayacucho pasando por esa plantita de Electrosur, que le daba luz a Moquegua en horas de la noche, otro movimiento de “cintura” y quebraba por la Tarapacá para aparecer frente a la vieja comisaría donde el calabozo apestaba a m…, después de la recova,  la iglesia, el parque del ganso,  ingresaba triunfante a la plaza y descendía por la Ancash llegando al mercado donde el movimiento estaba en la “playita”. Hasta ahí había que ir a comprar alfalfa para los cuyes criados para ocasiones especiales.
Debe haber muchos que todavía recuerden el evento cultural Inkari organizado por el sinamos en la época militar del general Juan Velasco en el campo de fútbol Vegetales, donde hicieron goles los mejores futbolistas de la época. Contaba el señor Montalvo, que tenía su tienda en la esquina de la Piura y Lima, que él jugó por el Sporting Club, un equipo de los años del 1920 y esperaban las delegaciones de Ilo y Tacna, que llegaban en El Kalmazo, para disputar medallas jugando en esa cancha de tierra con zapatos con planta de madera. Con Belaúnde se construyó el complejo que tenemos ahora.
Hablando de fútbol, más arriba del Vegetales hubo un descampado que le decían la pampa del Caciano donde peloteaban los Gasco, Pepe Blancas, seguro Coco Cosio (fundador del Huracán) y los mayores de los Maldonado, de eso sabía la señora Ninfa Manchego que tenía otra tiendita en la calle Sauzal (Ilo) 4ta cuadra. Varios se fueron  a Lima y no volvieron ni por el vuelto. En 1991 jugándose el campeonato nacional de básquet categoría menores, la mejor jugadora fue una jovencita de apellido Gasco, Ronald Soto Peralta, maestro de educación física, hermano de Justo periodista del Diario Correo, me dijo, “esa niña es nieta de un tal Gasco moqueguano”, no recuerdo más.
Y como para no olvidar, hay que contar. En la cruz del cerro que da para Vegetales, hacíamos volar las cometas con los ovillos de lana de mi vieja, la “nave” llegaba (creo) hasta la calle Libertad y cuando hacía panza y estaba a punto de caer, había que bajar trote por la quebrada de atrás salvando la pita sino te caía la cuera. Que lindos años, para subir a ese punto era otra historia, o lo hacías por la calle Cusco, o por la Mariano Lino Urquieta que años más tarde abrió la ruta a San Antonio.
Esa pampa donde ahora existe el centro poblado, en los años 70 el ejército entrenaba todos los días alistándose para la recuperación de Arica y Tarapacá, después vino el golpe militar de Bermúdez y se jodió la cosa. En los 80 comenzaron a construir las casas de la Urb. Enrique López Albújar, pero nadie las ocupaba y a inicios de los 90 las invadieron con la migración de entonces.
Don Clemente Salas, conocido huesero que atendía en la calle Ilo, al costado de las oficinas de la empresa de transportes de Delfín Tala que iba a Toquepala, y después en la 6ta cuadra de la Libertad, me contó que por agosto de 1930 un avión sobrevoló la ciudad de Moquegua soltando volantes anunciando la revolución del general Luis Sánchez Cerro en Arequipa, quien derrocó al dictador Augusto B. Leguía, que murió preso.
El movimiento revolucionario se propagó por el sur y en esa época el pueblo y la muchachada emocionada pensaron que el avión volvería, no existía aeropuerto y había que improvisar uno, un grupo bajó hasta esa pampa y comenzó a retirar las piedras alistando la planicie. Allí pernoctaron y la huevada voladora nunca volvió. Surgió un chiste que decía: “hay que llevar alfalfa porque seguro que el avión va a tener hambre”.
La gente no iba por puro gusto a esa pampa, pasando íbamos recogiendo casquillos de balas, pedazos de granadas y observábamos el entrenamiento de los soldados, el paso de esos poderosos tanques rusos que eran lo mejor de los 60 adquiridos exclusivamente para la guerra.
Recuerdo que cuando íbamos con mi abuelo Andrés, el José Tomas Rospigliosi es el que más se le parece, a recoger papas de la zona de Huaracane, a la altura de colegio Mariano Lino Urquieta y  frente a la Comandancia del Ejército, cuando era 3ra División Blindada, bajaban los tanques en fila india rumbo a San Antonio para los entrenamientos. Ojo, una cosa es pelotón o patrulla, otra es sección, otra compañía, batallón, regimiento, brigada, división y ejército. Si hablamos de división estamos contando entre 7 y 22 mil hombres.
Aquí en esos años prestó servicio el general Briceño Zeballos, hijo de moqueguanos, quien era deportista y en público besó a su esposa en un evento deportivo del coliseo Lino Urquieta, cuando ese escenario no tenía techo. En Piura, me contaron, salía a correr por las madrugadas con el Obispo Oscar Cantuarias Pastor.
Pero estando  y volviendo en la pampa, el destino era la piscina de Omo, la caminata sería de unos siete kilómetros, a veces caminando y otras corriendo, pero al final gozábamos. La hacíamos linda, nadie cobraba y ni cuenta se daban que allí estábamos como peces en el agua. Para volver salíamos por el callejón de Boindi, no faltaba un atrevido que se metía a chorear naranjas y uvas, a un costado había un cementerio de máquinas viejas, nos metíamos en las máquinas y éramos los operadores más felices del mundo. El retorno era tirando dedo y si nadie te jalaba volvíamos en la góndola del “Characato”, le decían, cuyo paradero en la ciudad era a la altura de Purina.
En esa zona, calle Omate,  también salía los viernes por la noche los buses de Paucar y Justo Catacora, rumbo al asiento minero de Toquepala llevando comerciantes a la feria de los fines de semana. Tan moqueguana era esa mina que hasta la capilla de plaza se llamaba Santa Fortunata, tenían una réplica de la santa y hasta salía procesión en octubre. En los años 50 se iba mayormente en camiones que llegaban al ovalo y allí esperaban los “canchos”, muchachos que se hacían sus cachuelos llevando los maletines de los mineros, unos que iban directamente a su casa y otros que terminaban en el  “Apolo 11”, la Filarmónica y tantos otros sitios chupándose la plata.
En el ovalo y la “playita” del mercado, a la media noche ya casi no había ni una alma, un par de anticucheras aguardaban por los parroquianos que llegaban mamados con hambre. Uno subía de la Balta hasta la Ilo y no pasaba nada, ahora parece las 8 de la noche con gente en todas y de todas partes.
En la Alameda, que para mí siempre será La Alameda, los muchachos haciendo bulla y libando, llegaba la policía los dispersaba y al rato seguía la chupeta. En Semana Santa los que no respetaban la “ley seca” terminaban en la primera delegación, como 20 huevones en un hueco de 4x3 metros cuadrados.
No había tantos establecimientos comerciales como ahora, por ejemplo antes de los años 80 estaba en su máximo apogeo la afamada Pollería “El Peñón”, que fundó Antonio Gambetta. Allí en la segunda cuadra de la Calle Central (Moquegua) y frente a las modernas (en ese entonces) casas de los oficiales del Ejército. Su estilo y sabor eran inconfundibles y aquellos que tienen buen paladar, todavía recuerdan esos ricos pollos a la brasa preparados por un grupo de muchachos como Elías Cusacani Valdez, Agusto Ticona, Sebastián Irme, Rufino Cusacani (hoy difunto), entre otros, unos con experiencia y otros aprendices, hicieron del establecimiento uno de los más selectos y preferidos sobre todo en el horario nocturno.
Eran esos tiempos cuando se hacía cola para servirse un rico pollo, poner y sacar las aves de la brasa era todo un espectáculo, la preparación de esas papitas crocantes inimitables  y el ajicito característico que jamás se igualó. Entre los expertos en la preparación estaba Elías Cusacani, quien hoy tiene su propia pollería “Don Elías” en la Av. 28 de Julio del centro poblado  San Francisco. Cuando vino la decadencia lo indemnizaron con refrigerador de cuatro cuerpos enchapado con madera de fabricación italiana que todavía funciona. Todavía hay veteranos que recuerdan “El Peñón” de hace 50 años y sus ex trabajadores ahora tienen pollerías como “Don Elías”, “El Pío Pío”, “El Peñoncito” y “Leños y Brasas”.
Qué tiempos aquellos!... continuará.


libro ciudad dormida(Moquegua, 03 mayo 2017).- La Ciudad Dormida es la primera obra del periodista y escritor, Gustavo Pino, publicada en el 2017 por la editorial Aletheya. Escrita entre el 2010 y 2015, fue pensada en un comienzo en publicarse como una novela, sin embargo por su extensión se optó por una publicación en formato de relatos seleccionados. 

Es por eso que Aletheya presenta este viernes 05 de mayo, a las 7:00 p.m., en el auditorio del Centro Cultural Santo Domingo, el libro de cuentos "La Ciudad Dormida" del joven periodista y escritor, Gustavo Pino. De esta forma, otro escritor moqueguano pasa a formar parte de nuestro catálogo. 

RESUMEN: 

El libro recorre con irreverencia, ironía y nostalgia los recuerdos de la adolescencia y juventud, esos que no se van nunca, y que persiguen al autor por más que trate de librarse de ellos, a pesar de que se hagan imperfectos en su memoria. También habla de los primeros amores, de las travesuras escolares. Relatos que reflejan, entre líneas, diferentes problemas sociales como la delincuencia, la drogadicción, el alcoholismo, la prostitución. Además, habla sobre la hipocresía de algunos representantes de la iglesia. También tiene una pelea encarnizada por retratar personajes que se van quedando solos en medio de los demás, y por reflejar el asombro de lo cotidiano que muchos hemos olvidado de observar y apreciar. 

De la misma manera, el libro plasma la impresión que deja a un joven periodista sus primeros días de prácticas en un medio impreso, el ambiente que se vivía, los gritos desenfrenados del editor en la hora de cierre, las computadoras sonando producto del tecleo incesante. 

Después, salta a un reencuentro entre amigos, donde el autor trata de resaltar la importancia de la amistad, la belleza de ello. Esa camarería que puede existir entre las personas, ese vínculo casi irrompible que es la amistad, y que muchas veces es tan difícil de conseguir. 

Por otro lado, está el tema central del libro que es el Moqueguazo, que es ficcionado en su totalidad, utilizando elementos de la crónica literaria y periodística. Este evento se divide en tres partes importantes, que van a poder encontrar en el libro. Primero: las más de 3 mil personas dirigiéndose al puente Montalvo para realizar un paro programado por 48 horas, donde finalmente cierran el paso del puente soldando vigas de metal a su ancho. Segundo: el ataque de efectivos policiales, donde varias personas resultaron heridas producto de las bombas lacrimógenas, las piedras que eran lanzadas por hondas rudimentarias, los palos que caían sobre cascos. Y todo concluye en la captura de los efectivos policiales, que se salvaron por poco de ser linchados, y que fueron llevados a la iglesia Santa Domingo de Moquegua, donde permanecieron como rehenes. Y el tercer punto: la declaratoria de la ciudad en Estado de Emergencia, seguido por el corte de la señal de medios televisivos y radiales en la madrugada del 18 de junio. 

RESEÑAS: 

En palabras de Darwin Bedoya (Premio Cope de Oro en Poesía 2011): «En cada página late el placer de soñar despiertos y de imaginar —como si fuese real—, ese imposible no tan lejano que merodea nuestras vidas. El autor nos hace comprender, con esta su ópera prima, que el espacio no es un universo, sino aquellos pocos metros cuadrados que ocupamos a lo largo de nuestras vidas, de nuestros días llenos de insidias e impedimentos, donde, a veces, nada sucede; pero si llega a ocurrir suele ser trivial e intrascendente. Pero en todo esto, quizá lo más importante sea que con este libro, Gustavo Pino, nos hace conocer de la ambición y el vigor con los que hoy se cultiva la narrativa moqueguana.»

 

Por su parte, Orlando Mazeyra (reconocido escritor arequipeño): «En “La ciudad dormida” encontraremos relatos escritos con desparpajo y, sobre todo, sin artificios. Gustavo Pino despierta –interpela– a los lectores para contarles historias en donde las “primeras veces” son el hilo conductor de su (también) primer libro: la imaginación desbocada de un estudiante que parece conocer los secretos más inconfesables del cura de su colegio, los juegos y ritos de la juventud, el despertar sexual y todas sus consecuencias, la primera nota de un novel periodista perdiendo el tiempo en una redacción donde no hay mucho que aprender, la casa de uno de sus amigos con afanes “literarios” y la dignidad de un pueblo que, como el autor, se resiste a claudicar. A Gustavo Pino la realidad se le subleva, entonces su destino está sellado. Sólo le queda la dulce condena: escribir.»

SOBRE EL AUTOR: 

GUSTAVO PINO (Moquegua, 1991)

Estudió Comunicación Social en la Universidad Católica de Santa María (UCSM), donde se especializó en periodismo. Es miembro de la organización cultural “Los malos muchachos”. En el 2012 publicó su primer cuento “El maestro de Arequipa”. En el 2013 ganó los Juegos Florales de la UCSM, el mismo año publicó el cuento “Música en el callejón”. Fue redactor en Diario Noticias y Diario Correo, Arequipa, publicando una serie de crónicas y reportajes. Además, colaboró con la revista Diverse del Comercio Publicitario. Fue fundador y administrador de la página web Crónicas Clandestinas. Actualmente es candidato a magíster en Educación Superior.

 

El Tiempo


PopUp MP3 Player (New Window)

PopUp MP3 Player (New Window)

En Vivo

Radio Studio 97

facebook compartir

Diciembre 2017
DLMMJVS
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31

Wintelsys Diseño WEB - (987-827-923)www.wintelsys.com

987-827-923

Piscos OMOKEWA: Pedidos al 953-684-498

Bella Wendolina

Centro Médico y Odontológico
Dr. Neptali Ivan Mamami Alave
CAPILLUNE R - 10.
San Francisco.
(Paralela al Hospital de EsSalud.)
Moquegua - Perú
Cel.: 953-685431
RPM: #953685431
Fijo: 053-461388

Diariamente más de 5,000

Posibles Compradores

Pueden ver su Anuncio

============

Su Publicidad

Aqui:

Llamenos al:

930-283-149

953-645-518

Quiere Comprar, Vender

Alquilar, o Anunciarse?

============

Anúnciese en

nuestro Tablón

Llámenos al:

930-283-149

953-645-518